Toledo, una joya en el centro de España

A tan sólo 70 kilómetros de Madrid y abrazada por el imponente río Tajo, se encuentra la maravillosa ciudad de Toledo. Un ciudad llena de cultura y con más de dos mil años de historia. Uno de los pocos lugares en los que se puede viajar en el tiempo a través de sus calles, monumentos y edificios históricos. Ha conseguido preservar ese sello de identidad que le ha dado una gran fama mundial. Por ello, muchos son los viajeros que no pierden la oportunidad de conocer esta joya en su paso por el centro de España.

Una ciudad histórica

Como resultado de su legado de dos milenios, Toledo es una ciudad que ha visto grandes cambios a lo largo de su historia. Esto se hace evidente cuando uno observa la arquitectura de la ciudad. El cruce de las tres culturas más potentes, árabe, cristiana y judía, se pueden apreciar en sus iglesias, edificios con arte mudejar, estructuras de estilos gótico y renacentista. Por todo esto, en 1986, se concedió a Toledo el título de Patrimonio de la Humanidad.

Una de las particularidades de esta magnífica ciudad, es que el Centro Histórico se encuentra rodeado por una muralla. Se puede acceder a este por varias de las puertas que se encuentran en ella. La Puerta del Sol, la de la Bisagra, la del Vado o la del Cambrón, son ya de por sí unos de lugares que no te puedes perder cuando visites Toledo.

Descubrir Toledo desde su corazón histórico

La mejor forma de conocer la ciudad y descubrir lo que esta ciudad tiene por ofrecer  es caminando por sus calles, perderse sin miedo y toparse con los más de cien monumentos que hay. Para facilitar esta experiencia única es importante contar con un buen alojamiento como estos hoteles en el centro histórico de Toledo. Así podrás tomarte tu tiempo, no sólo para llenarte de cultura, también para relajarte y disfrutar tu viaje.

Uno de los puntos más importantes a visitar es la Catedral de Santa María, también conocida como Dives Toledana. De arquitectura gótica, la catedral es en sí es una obra de arte, desde sus vidrieras hasta sus retablos. Además, en su interior se encuentra el Museo Catedralicio, con obras de Rafael, Tiziano, El Greco, por mencionar algunos.

Gastronomía

No puede haber un viaje completo a Toledo si no hablamos de gastronomía. Se caracteriza por ser variada gracias a las influencias varias que han dejado huella en la ciudad a lo largo del tiempo. Algunos de los platos que tienes que probar son el Cochifrito Manchego, el exquisito Arroz a la toledana (qué apenas aparezca frente a ti querrás devorarlo en segundos) o el Tiznao de bacalao. Todos estos platillos te sabrán aún mejor acompañados con un vino originario de la zona. Y para acabar como merece la ocasión, de postre, no puedes perderte el legendario Mazapán de Toledo. La experiencia gastronómica que ofrece Toledo es prácticamente igual de importante que sus monumentos y lugares que visitar.

Sinagogas, vestigios romanos, mezquitas, arte, cultura, gastronomía y aventura. Todo esto y más tiene la ciudad de Toledo para ti. Una escapada perfecta y completa para todo tipo de viajero. ¿Te apuntas a descubrir la joya del centro de España?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *