Intercambio de casas ¿qué es y cómo funciona?

Más de una vez recibo preguntas por mensajería de Instagram o Facebook en las que quieren saber cómo me las ingenio económicamente para viajar tanto. No sé si viajo mucho o poco, pero lo que sí sé es que intento gastar lo mínimo para poder hacer más viajes. Si eres lector de esta web ya sabes que mi estilo de viaje es de poco equipaje y repartiendo mi presupuesto de viaje por prioridades. Siempre voy buscando ofertas y alternativas low cost cuando voy a algún destino caro. Lo que vengo a contar hoy, es uno de mis recursos para abaratar los costes de viaje. Y además, ¿porqué ocultarlo?, una forma muy auténtica de viajar. Se trata del intercambio de casas. Desvelaré todos los detalles sobre qué es el intercambio de casas y cómo funciona.

Ya hablé del asunto en este post donde principalmente hice una recopilación de testimonios de usuarios reales que viajan intercambiando su casa. Si no lo viste, te recomiendo leerlo, no tiene desperdicio. Un año después soy yo la que ya pude presumir de tener cierta experiencia en este terreno y por ello me aventuro a explicar todos los detalles para que tú también puedas viajar intercambiando tu casa.

¿Qué es el intercambio de casas?

Comenzaremos por despejar dudas. El intercambio de casas es una forma de viajar en la que no tienes que pagar por el alojamiento, puesto que pasarás tus vacaciones en casa de una familia local, mientras ellos están en la tuya. Esta es la teoría pura y dura, pero luego te explicaré que no existe de una única forma. Es un intercambio totalmente altruista basado en la generosidad de compartir. No existe intercambio de dinero, no es un AirBnb.

Intercambio de casas vs AirBnb

Los que desconocen el tema de intercambiar tu casa es fácil que caigan en el error de compararlo con un AirBnb. No tienen nada que ver. Lo primero de todo el precio, los alojamientos de AirBnb son negocios. Hay unas tarifas, unos impuestos que pagar y el trato es el de vendedor-cliente. Por no hablar de que cada día son más las agencias de apartamentos turísticos quienes dirigen las ofertas. En el caso del intercambio de casas el trato es más familiar, hay empatía, prima la confianza, el cariño y el respeto. Y por supuesto, sin ánimo de lucro.

Antes de conocer el intercambio de casas, mi opción de alojamiento preferida siempre había sido el AirBnb. Me gusta tener más espacio que una habitación diminuta de hotel y disponer de cocina para ahorrar en comidas. Ahora que utilizo el intercambio de casas, esta es mi opción preferida. Dispongo de todo lo que da un AirBnb y además conozco a otras familias de viajeros. Compartimos conversaciones amenas y nos damos los consejos necesarios para disfrutar de nuestras estancias como un local más.

Métodos de intercambio

No hay una única forma de intercambiar tu casa, según la plataforma que uses, estas pueden variar, pero te explico las más comunes.

Tipos de intercambios
  • Intercambio de casas recíproco y simultáneo: el intercambio se produce entre dos familias y en las mismas fechas.
  • Intercambio de casas recíproco no simultáneo: el intercambio se produce entre dos familias pero en diferentes fechas.
  • Intercambio de casas no recíproco: una familia A va a casa de una familia B pero la B no irá a casa de la A. Es decir que el intercambio es en un sólo sentido y no en dos como en los otros. En este caso la familia A compensará a la familia B con unos puntos, que estos últimos podrán utilizar para ir a su vez a casa de una familia C.
  • Hospitalidad: algunas plataformas ofrecen la posibilidad de acoger por hospitalidad (sin petición de puntos), puede ser cediendo un dormitorio que tengas libre en casa y convivir esos días. Esto demuestra la generosidad de muchas personas.
¿Cómo funcionan los puntos?

Los puntos pueden ser lo que más dudas generan. Dependerá de las plataformas, unas valoran las casas por puntos según las comodidades que tengan. Otras crean un comodín (cada web se inventa un nombre) que sirve para una estancia completa en la casa que sea, siempre que el anfitrión lo acepte. Tanto los puntos como el comodín van circulando de unos a otros como moneda de cambio.

Los puntos no son siempre bien aceptados entre los usuarios, pero son una forma genial de ampliar posibilidades. Sobre todo para las personas que viven en zonas más rurales o localidades más pequeñas que no son conocidas internacionalmente.

¿Cómo conseguir los puntos?

Aceptando intercambio no recíprocos (una familia irá a tu casa pero tú a la de ellos no) a cambio de los puntos que valga tu casa. Si tu casa vale 100 puntos y se quedan 5 noches, obtienes 500 puntos. Cuantos más aceptes, más puntos irás ganando.

Algunas plataformas regalan puntos por realizar según que acciones, hacerte usuario premium, verificar tu casa, invitar a amigos a que se unan, etc.

¿Qué es mejor? ¿intercambio recíproco o por puntos?

Ninguno es mejor que otro. Cada familia tiene sus circunstancias. No todos tenemos los mismos días libres para irnos de vacaciones, ni siempre puede coincidir que las familias del destino al que quieres viajar deseen ir al tuyo. Para mí, lo ideal si se intercambia la residencia principal, es el intercambio recíproco simultáneo. Pero vivo en un pueblo y es muy difícil (o casi imposible) que alguien de París quiera venir justamente a mi pueblo en los mismos días que yo vaya a Paris. Con los puntos, puedo hacer este tipo de intercambios. Si por ejemplo, vives en Barcelona o Madrid, tienes muchas más posibilidades de hacer un intercambio recíproco (sea simultáneo o no) con casi cualquier parte del mundo.

Miedos habituales del intercambio de casas

Cuando no conoces esta forma de viajar, es normal que al principio te resulte extraña y te genere incluso desconfianza. Muchas personas tienen una primera reacción de rechazo a prestar su casa a desconocidos. Es totalmente normal y comprensible. No deja de ser el miedo a lo desconocido, algo natural en el ser humano. ¡Confesaré que a nosotros también nos pasó! Pero a través de los usuarios y sus experiencias, vas abriendo tu mente. Cuando ves los destinos de ensueño que recorren por el mundo y lo que han disfrutado, no sólo del viaje, si no de la experiencia del intercambio, lo empiezas a ver con buenos ojos.

Hasta aquí he hablado de las buenas experiencias cuando vas a otro lugar, pero se trata de un intercambio. Has de devolver el favor, abriendo las puertas de tu casa y dar la bienvenida a otros miembros de la comunidad. No hay que temer, la gente es respetuosa y cuida de las casas como quieren que cuiden de la suya.

¿Es seguro dejar mi casa?

Si, siempre que lo hagas a través de una plataforma seria. Los usuarios han de estar registrados. Se verifican los datos personales y del domicilio que se ofrece. En algunas plataformas se ofrece un servicio premium por una cuota anual en el que se incluye un seguro para diferentes casos.

¿Quién limpia?

La norma general es que hay que dejar las casas igual de ordenadas y limpias que nos la han dejado. Los huéspedes tienen que limpiar antes de marchar y dejarlo todo tal y como estaba.

¿Y si se rompe algo?

No es habitual que destrocen nada y mucho menos intencionadamente. Accidentes siempre puede haber y nos pueden pasar a todos, que se rompa un vaso o cosas así. Si es algo más grave, hay que recurrir al seguro de la plataforma en caso de que esta lo tenga.

¿Cómo sé que no le van a hacer algo malo a mi casa?

No puedes saberlo. Pero unos de los valores del intercambio de casas son la confianza y el respeto. Las personas que van a tu casa, prestan también la suya. Ellos también quieren que les cuiden su casa. Es un círculo de dar y recibir.

El ser humano tenemos tendencia a ponernos siempre en lo peor y dramatizar demasiado. Pero te prometo que las buenas experiencias que te vas a llevar con el intercambio de casas van a superar con creces las malas (si las llega a haber).

Preguntas frecuentes

Aparte de los miedos comentados, surgen dudas sobre el funcionamiento. Voy a responder a continuación las más habituales. Para preguntas más concretas, mejor informarse en cada plataforma ya que no todas ofrecen las mismas garantías ni facilidades.

¿Puedo intercambiar mi residencia habitual o es sólo para segundas residencias?

¡Todas se pueden intercambiar! Mucha gente ofrece su segunda residencia pero si no la tienes, puede ser tu casa habitual.

¿Sólo se pueden ofrecer pisos o casas?

¡Para nada! Se puede ofrecer también una caravana, un bungalow, un barco o lo que tengas. Y por supuesto tampoco hay restricción de tamaño, es igual que sea un coqueto estudio de 30m2 que un ático de lujo de 200m2. Aquí lo que importa es viajar y conectar con otras personas.

Vivo de alquiler ¿puedo intercambiar?

Si, es totalmente legal. No obstante, siempre deberás de comunicarlo con tu casero para no tener malentendidos.

¿Cómo funciona?
  1. Te das de alta en la plataforma que escojas, completas tu perfil personal para presentarte, y el de tu casa. Cuanto más concreta sea la descripción y más fotos incluyas, más posibilidades de intercambio tendrás.
  2. Cuando sepas un destino y fechas, realiza la búsqueda de casas.
  3. Contacta con los anfitriones de las casas que encajen con tu criterio de búsqueda. A la hora de enviar un mensaje recomiendo una breve presentación, el porqué de tu viaje y especificar el tipo de intercambio que te gustaría. Lo ideal es ofrecer recíproco y dar la alternativa de puntos si dispones de ellos y a la otra familia no le interesa viajar a tu localidad.
  4. Cuando alguno acepte tu propuesta, concreta los detalles necesarios.
  5. Confirma el intercambio. Et voilà!

Consejos para un intercambio satisfactorio

Tanto por parte del anfitrión como del huésped, se hacen detalles que mejoran la experiencia y hace que te lleves muy buen recuerdo. A todos nos gusta que nos den una bienvenida acogedora y sentirnos bien recibidos. Y como anfitrión, también nos gusta que valoren nuestro esfuerzo. Os daré unos consejos para principiantes:

Como anfitrión
  • Ten un detalle de bienvenida. Generalmente se suele preparar algún detalle gastronómico. Yo suelo dejar un bizcocho casero con zumo y café para que tengan desayuno. Si tus invitados van a llegar tarde, puedes dejarle algo para cenar como tortilla, pan con embutido o algo típico de tu tierra.
  • Prepara una guía con todo lo necesario a saber de tu casa: funcionamiento de los electrodomésticos o aparatos electrónicos, calefacción, aire acondicionado, donde se encuentran los productos y utensilios de limpieza, normas a respetar, etc. Facilitará mucho la estancia de tus huéspedes podrán cuidar mucho mejor de tu casa.
  • Dales recomendaciones. Puedes preparar una guía de tu ciudad con los lugares que a ti te gustan y no son turísticos, para que disfruten como un local. También de restaurantes, tiendas, bares que suelas frecuentar. Todos los consejos que les puedan dar, serán bienvenidos. Y si estás en la ciudad y disponible, ¡ofrécete a quedar con ellos y mostrarles algunos de esos lugares tú mismo!
  • Ten una buena comunicación. La comunicación es clave para poder acordar detalles y generar confianza.
Como huésped
  • Ten un detalle con tu anfitrión. Antes de marchar, puedes dejarles un detalle de agradecimiento por haber disfrutado de su hogar. Yo suelo llevar algún producto típico de mi zona, otros compran una planta bonita, o una botella de vino… Cada uno escoge lo que le guste.
  • Respeta las normas de la casa. Estás de invitado, y como tal hay que ser respetuoso y agradecido. Lee atentamente las normas de la casa o pregúntale a tu anfitrión.
  • Limpia la casa antes de marchar. Si la casa o piso es grande quizá no necesitas hacer uso de todo. Cierra las habitaciones que no necesites y así permanecerán igual de limpias que estaban. Como mínimo a limpiar es: cocina limpia y recogida (nada de dejar platos sucios en el lavavajillas), baño, suelo, lavar toallas y ropa de cama. Si no te diera tiempo a poner una lavadora con la ropa de cama por tener que marchar muy temprano, háblalo siempre con tu anfitrión.
  • Comunícate con tu anfitrión ante cualquier duda o imprevisto.

Miles de casas por todo el mundo

Llegados a este punto seguro que te estás planteando seriamente unirte a la comunidad de Intercambio de Casas. Somos un montón y por ello tenemos cientos o miles de destinos donde escoger. Mi último destino en intercambio de casas fue la Alsacia en Navidad. Pudimos disfrutar de la casa de Jean-Claude en Colmar como si fuera la nuestra, fue un anfitrión excelente, y además supuso un buen ahorro económico. Podéis ver el presupuesto de este viaje aquí.

Si quieres viajar intercambiando tu casa por todo el mundo tú también, puedes comenzar ya mismo. Si quieres una plataforma con cientos de miles de casas, puedes utilizar esta que yo misma uso.

Espero haberte ayudado a comprender mejor de qué se trata el intercambio de casas, qué es y cómo funciona. Si tienes alguna otra duda, puedes dejarla en los comentarios y te responderé encantada.

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Item added to cart.
0 items - 0,00