Islas Ballestas y Reserva Nacional de Paracas

Una de las cosas que más disfruto cuando viajo es observar los contrastes de la naturaleza. Hay tanta diversidad de paisajes en el planeta que creo que jamás dejaré de sorprenderme. Por eso si viajas a Perú, tendrás la suerte de poder conocer lugares diferentes, con una naturaleza salvaje que no encontrarás en otros rincones del planeta. Uno de estos sitios son las Islas Ballestas y la Reserva Nacional de Paracas. Muy cerca el uno del otro y posible de combinar en una excursión de un día desde Ica o Huacachina. Te cuento a continuación todo lo que has de saber para este tour.

Islas Ballestas

Las Islas Ballestas son un área protegida a la que sólo se puede acceder con tours autorizados. Es una reserva natural de un conjunto de islas comparadas con las Galápagos por su biodiversidad, pero mucho más económicas de visitar. Estas islas son el hogar de millones de aves y animales marinos. Algunos de ellos son migratorios y otros autóctonos. Podrás ver todo tipo de colonias de aves como cormoranes guaya, piqueros peruanos, pelícanos, pingüinos de Humboldt, y otros tantos. También verás fácilmente grupos de leones marinos nadando o descansando sobre las rocas. Y no me olvido de todos los animales que no se ven, los que están bajo el mar. Con suerte y si estás atento, verás algunos de ellos adheridos en la roca, como estrellas de mar, sol de mar y cangrejos. En según la época del año, se pueden llegar a ver también delfines, aunque yo confieso que no fue mi caso.

Por aquí pasa la corriente de Humboldt, la más importante del planeta. La mezcla de sus aguas actúa de termostato y es la responsable de regular la temperatura del planeta y sus climas. La corriente además es la responsable de arrastrar los nutrientes para la alimentación de los animales en forma de plancton. En esta zona, los peces se reproducen con rapidez. Sorprendentemente, esta corriente sólo representa un 0,1% de la superficie de agua, pero se lleva a cabo el 10% de la captura de peces del planeta. También se traduce en mayor alimento para aves, de ahí que les guste tanto esta zona del planeta.

El tesoro del guano

Uno de los motivos por los que no se puede desembarcar en las islas, es el guano que las recubre (excrementos de ave). Resulta que lo que a muchos les resulta desagradable, para otros es un tesoro. Se utiliza principalmente como fertilizante para el cultivo de campos y está totalmente prohibido recogerlo. Resulta que este tipo de fertilizante proveniente de las aves, es 30 veces más eficaz que el estiércol de vaca. Esto provocó guerras en el siglo XIX entre países que querían beneficiarse de este potente fertilizante natural.

Actualmente, sigue siendo una industria lucrativa y su recogida está regulada por el Ministerio de Agricultura de Perú. La recogida de guano se lleva a cabo cada 7 u 8 años. Se pueden ver las instalaciones de extracción de guano en las islas.

El geoglifo del Candelabro

En el trayecto en barca hasta las Islas Ballestas, se pasa por el Geoglifo del Candelabro. Un grabado en la ladera de más de 150m de altura y 50m de ancho con forma de tridente. Se desconoce por completo quién lo excavó, de cuando data y cuál es su significado. Si buscáis información, encontraréis mil conjeturas, pero ninguna probada. Se cree que guarda relación con las líneas de Nazca, pero tampoco se puede demostrar.

Reserva Nacional de Paracas

Esta zona desértica es una extensión del desierto de Atacama, con su mayor superficie en Chile. Pero es tanto su longitud que termina en Perú. Y así lo veréis si realizáis este tour desde Ica o Huacachina, que ya de por sí, están en medio de un completo desierto árido. Atravesando una carretera completamente recta y llana durante algo más de una hora, llegarás a la península de Paracas.

Casi toda la superficie de esta península pertenece a la Reserva Nacional de Paracas, un área natural y protegida. Al igual que en las islas Ballestas, la Reserva de Paracas da cobijo y protección a un ecosistema de gran importancia. Como dato curioso, en Paracas nunca llueve, pero sí que hay tormentas. Estas no son de agua si no de arena o incluso pequeñas piedras. Los fuertes vientos son frecuentes y fácilmente superan los 80 o 100 km/h. De hecho, este lugar toma el nombre de este tipo de viento llamado paraca, que viene del quechua “paraqa”.

Centro de interpretación

La visita a comienza en un centro de interpretación. Allí hay una exposición sobre el ecosistema que habita en la Reserva Nacional de Paracas. También se conoce más sobre la geología del lugar, que estaba completamente cubierto de agua hace millones de años. Se visualiza un vídeo explicativo donde se comprende mucho mejor la importancia de esta zona, de la corriente de Humboldt que la atraviesa por la costa, y cómo su conservación ayuda a la supervivencia del planeta. La información es importante, pero he de reconocer que el tono usado va dirigido más a niños que a adultos.

Playa Roja

En el tour se visitan dos de sus playas, la más popular y fotografiada es la Playa Roja. Una pequeña bahía con un desnivel más pequeño del que parece en las fotos, donde parece que el mar va comiendo terreno. Lo más bonito del lugar son los colores rojizos y anaranjados que contrastan en la tierra. Está prohibido acceder a la zona del agua y además el borde está delimitado con unas piedras para que los viajeros no traspasemos el límite.

Playa Lagunillas

La otra es Playa Lagunillas, donde hay una pasarela que actúa como mirador ofreciendo una perspectiva diferente. Aprovechando la forma de bahía, desde aquí puedes observar la costa desde el mar. Es un paisaje solitario bastante particular.

Comer en Lagunillas

En Lagunillas hay una pequeña zona edificada, son restaurantes donde generalmente paran los tours para poder comer. Quizá los precios sean un poco más elevados que en otros lugares, pero encuentras menús por 20 soles compuestos de entrante + plato principal + postre. Después de comparar varios restaurantes, escogimos el Restaurante Tia Fela, donde pagamos de dos menús y dos bebidas 63 soles (17€). La comida estaba deliciosa y las raciones generosas. Paracas es la zona ideal para comer pescado y en especial probar el ceviche, uno de los platos más populares de Perú.

Excursión combinada desde Huacachina o Ica

Hay varias formas de realizar esta excursión, dependiendo del tiempo que dispongas. En nuestro caso, la queríamos hacer en un día desde Huacachina, que es donde nos alojábamos. Tanto en Huacachina como en la ciudad de Ica (a 5 km de distancia), puedes contratar en cualquier agencia o incluso en tu alojamiento el tour combinado a las Islas Ballestas y la Reserva Nacional de Paracas.

  • Precio tour combinado Islas Ballestas + Reserva Nacional de Paracas: 70 soles por persona
  • Tasas de ambos parques naturales: 22 soles por persona (se pagan en Paracas)

Puedes contratar la excursión el día de antes. Te pasan a recoger por la mañana entre las 7am y las 7:30am y en una hora y cuarto aproximadamente llegas a El Chaco, un pueblo turístico donde está el muelle de las lanchas de tours que parten a las Islas Ballestas.

Tras el circuito en lancha, pasando por el Geoglifo del Candelabro, recorrer las islas Ballestas y conocer más sobre la vida animal de la zona con las explicaciones del guía, vuelves al transporte terrestre para ir hacia la península de Paracas. Allí se realiza la segunda parte del tour.

El circuito exacto dependerá de la compañía escogida. Y si soy sincera, esta segunda parte me supo a poco, sólo visitamos el centro de interpretación, la Playa Roja y la Playa Lagunillas. Hay más puntos con miradores, como uno fabuloso en una colina donde se ve la Playa Roja desde un punto más alto, que merecen la pena. Por eso, te recomiendo que te asegures que la compañía que escojas ofrece más paradas en esta parte de la excursión. También que deja tiempo suficiente para disfrutarlo. Nosotros apenas estuvimos 10 minutos en la Playa Roja y no me dio tiempo ni a a hacer fotos ni a disfrutarla.

Alternativas, medio tour o Paracas por libre

Si no te interesa hacer las dos visitas también puedes contratar sólo el tour a las Islas Ballestas o sólo a la Reserva Nacional de Paracas, el precio será algo menor y sólo pagarás las tasas del parque al que entres.

Otra opción es que si dispones de más días, pases una noche en El Chaco, localidad principal de Paracas. Allí encuentras infinidad de alojamientos de todos los precios, desde modestos hostales hasta resorts de lujo. Puedes hacer el tour a las islas y luego alquilar un vehículo (hay quads, motos o bicicletas) para recorrer por libre la península. Necesitarás pagar la tasa del parque y pasar por el control de acceso.

No dudes en realizar esta excursión si viajas a Perú, es un paisaje único y una visita muy enriquecedora. Pocas veces tendrás la oportunidad de ver animales en libertad pero a la vez protegidos, sin interferir en sus costumbres, ni dejar huella en ellos.

Aprovecho para recordarte la importancia de viajar con respeto, fomentando un turismo responsable y también seguro. Seguro para los animales y la naturaleza que te rodea, pero también para tí. Nunca te la juegues ni viajes sin un buen seguro de viaje. Los imprevistos siempre pueden suceder y la salud es lo más importante que tenemos. Para que puedas ahorrar un poquito en ello, te dejo un descuento directo del 5% en el banner de aquí abajo. ¡No dudes en escribirme a info@culquierdestino.es si tienes cualquier consulta. ¡Me despido hasta la próxima semana!

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.