Guía de Menorca para 4 días

El verano está practicante entre nosotros (¡al menos en el hemisferio norte!). Por eso seguro que ya estás deseando tener unos días de desconexión y viajar a algún lugar idílico. Si eres de los que no tienes muchos días disponibles o te da pereza recorrer medio mundo, te propongo un destino muy cercano para los viajeros próximos a la península ibérica. Es una isla con playas y paisajes de ensueño, Menorca. Infinidad de personas me habían recomendado viajar a esta bonita isla balear, pero no había tenido la ocasión. Ahora que por fin la conozco, ¡de lo único que me arrepiento es de no haber ido antes! Me ha gustado tanto que ya estoy pensando en volver en otro viaje. Me gusta ser sincera contigo, si algo no me mata, lo voy a decir abiertamente, pero si algo me gusta, necesito expresarlo y sobre todo compartirlo. Y este es el caso. Pero todo esto te lo voy a contar de una forma que te sea útil. ¿Qué tal una guía de Menorca para 4 días? Así tú también podrás disfrutarla tanto como yo.

Preparativos del viaje

Lo primero que necesitaremos es comprar unos billetes de avión y hacer la reserva del alojamiento. Y si puede ser con las tres B (Bueno Bonito y Barato), mejor que mejor ¿verdad? Para eso estoy yo aquí con esta guía de Menorca, para ayudarte a conseguirlo.

Vuelo

Siempre busco fechas de vuelo más económicas y para ello lo más útil es usar un comparador. Si todavía no sabes de que se trata, aprende con este tutorial que hice para conseguir vuelos al precio al mejor precio.

Alojamiento

En este viaje a Menorca utilicé por primera vez el portal online de reservas Centraldereservas.com. Me gustó por varios motivos, el primero es la amplia oferta de alojamientos en todo el mundo. Lo segundo, que los precios son muy competitivos y se ajustaban perfectamente a mi bolsillo. Allí pude encontrar el alojamiento perfecto con las características que necesitaba y acorde a mi presupuesto.

Cada viajero tiene sus gustos y prioridades a la hora de escoger donde hospedarse. En mi caso, ya sabéis que soy partidaria de los apartamentos. Me gusta sentirme en una casa cuando llego cansada de visitar lugares. Quiero tener una cocina donde poder hacerme mis comidas si no quiero gastar tanto dinero en restaurantes. Otros viajeros prefieren que los mimen bien en un hotel. Podría dar mil ejemplos pero para no enrollarme demasiado, lo mejor es que tú mismo eches un vistazo a todos los alojamientos disponibles en Menorca y escojas el que más te guste.

Coche de alquiler

Una vez tenemos los billetes, necesitaremos un coche de alquiler para movernos por la isla. Si viajáis dos o 3 personas y no lleváis un exceso de equipaje, con uno pequeño tendréis más que suficiente. Cuando hagas la reserva fíjate bien en la compañía, ya que algunas tienen oficina en la terminal del aeropuerto y otras no. Para estas últimas, que no tienen oficina en el mismo aeropuerto de Mahón, tendrás que llegar en un shuttle bus. Pero no has de preocuparte de nada, sólo dirígete al punto de encuentro del parking. Ellos se ocupan de ir a recogerte a tu llegada y llevarte a sus oficinas (5 min de trayecto). Y para dejar el vehículo se hace lo mismo, te llevan a la terminal una vez hayas devuelto el coche de alquiler.

Para conseguir un coche a buen precio utilicé el comparador de Skyscanner que también tiene un apartado para alquiler de coches. Lo he utilizado ya en varias ocasiones, la verdad es que me han salido a muy buen precio y siempre se han respetado las condiciones descritas.

Qué ver en Menorca

Ciutadella

Al oeste de la isla de Menorca está la bonita ciudad de Ciutadella, la cual no podía faltar en esta guía de Menorca. Lo ideal si no dispones de mucho tiempo es disfrutar de su casco urbano paseando y perdiéndote entre sus calles.

Mis vistas preferidas fueron las del puerto desde la Plaça des Borne. Son preciosas, sobre todo con la última luz del día. Recorre también esta bonita plaza, tiene un cierto aire colonial que te traslada al pasado.

También hay que bajar y pasear por el puerto. Hay bastantes restaurantes y terrazas donde comer unas tapas y tomar algo. Puedes quedarte a comer o cenar, aunque aviso que los precios de estos restaurantes no son baratos.

Otra zona que me encantó fue el casco antiguo y sus estrechas callejuelas. Encontrarás un montón de tiendas de calzado, especialmente abarcas menorquinas. Si quieres unas, aquí es el lugar ideal para hacerte con ellas. También hay un sinfín de tiendas con mucho encanto, ya sean de decoración, artesanías, recuerdos o ropa. Me encanta este tipo de comercio, en el que hay cosas originales y diseñadas con gusto y mimo.

Cuando pasees por el casco antiguo, asegúrate de incluir en tu camino la Plaza Libertad, donde está el mercado. Me lleve una agradable sorpresa al descubrir que este, es al aire libre y conserva un diseño antiguo. Un lugar con mucha personalidad que preserva la tradición de los comercios alimenticios. No sé si lo has notado, pero los mercados es algo que siempre incluyo en mis itinerarios por las ciudades, no sé qué tienen que me encanta ir a verlos.

Cala Turqueta

En una guía de Menorca, no pueden faltar las playas. Esta es una de las calas más bonitas del sur y por lo tanto conocida. Presume de tener la arena blanca y fina, agua cristalina que a lo lejos se convierte en turquesa. Bordeada de roca a ambos lados, es un buen sitio donde hacer snorkel e ir a la búsqueda de peces de colores.

 

Cala Macarella y Macarelleta

Al sur de Menorca y una junto a la otra, Macarella es la hermana mayor y Macarelleta la pequeña. Forman dos calas que seguramente sean las más populares entre los turistas. En cambio, pocos menorquines encontrarás allí, prefieren ir a lugares más desconocidos y menos masificados. Y es que puede llegar a ser agobiante la cantidad de gente que viene a estas dos calas.  Macarella suele tener algas con bastante frecuencia, como estas afean la vista, la gente se pasa a la diminuta Macarelleta.

Esta ultima me gustó mucho, la belleza del entorno, el color del agua y la calidad de la arena. El único problema fue que se masificó de tanta gente, que apenas podías pasar entre toallas. No quiero imaginar cómo será julio y agosto. Tendrás que llegar bien temprano para poder tener sitio. Si quieres saber cómo llegar a estas playas, te recomiendo que leas este artículo.

Cala Pregonda

Recomendada por una menorquina que conocí allí, nos dirigimos hasta esta cala, desconocida para muchos. Está situada al norte de la isla, donde destaca un paisaje mucho más salvaje y virgen. Las rocas rojizas tiñen la arena de ese tono, y el contraste con la claridad de las aguas forman la postal perfecta.

Para llegar a cala Pregonda hay que aparcar el coche en el parking de Binimel·là, una cala cercana. Una vez allí se va a pie por el sendero señalizado, por unas pasarelas llegarás a la Cala de Binimel·là. Cruza esta y sigue el sendero indicado. Llegarás a Cala Pregonda en 20 o 30 minutos desde el coche.

La cala está dividida en dos por un montículo rocoso. Mucha gente se detiene y estira la toalla en la primera. Yo recomiendo que sigas hasta la siguiente. Las vistas del camino son alucinantes y la playa es tranquila, con poca gente y el agua cristalina.

Playa de la Cavallería

Muy cercana de la anterior cala, está la Playa de la Cavallería. Más conocida entre los viajeros por ser de arena rojiza y poseer arcilla que la gente utiliza para el cuerpo. En cuanto a este tema, tienes que saber que hace un par de años está prohibido usar la arcilla. El motivo no es otro que las rocas se están consumiendo y deteriorando, ya que la arcilla no es un cuerpo vivo que se regenere. Así que, por favor, tengo que pedirte que te abstengas de darte estos barros para no dañar la naturaleza del área.

De todas formas, esta playa hay que visitarla por su belleza, no por su arcilla. La vista desde arriba de las escaleras de acceso es alucinante. Llama mucho la atención el color rojizo de la arena que se fusiona con el entorno del mismo color.

Fornells

Este pequeño pueblo del norte de Menorca, está situado en una bahía natural. Es perfecto para ir a comer al medio día y dar un paseo entre sus calles pintadas de blanco.

En esta guía de Menorca, no podré dar muchas recomendaciones de restaurantes. Al alojarnos en apartamento, contamos con la ventaja de no tener que gastar más de lo que queríamos en comidas y cenas fuera. Pero sí que hubo una comida en restaurante a destacar en Fornells. Nos dimos un buen homenaje, y salimos tan satisfechos que si no lo cuento aquí, me sentiría hasta mal.

Comimos en un restaurante llamado Sa Rumbada y salimos casi rodando. La comida estaba muy sabrosa, las raciones eran abundantes y el precio muy razonable, teniendo en cuenta la calidad de la comida. Nos animamos con el menú de 20€ (bebidas y café aparte), en el que pudimos probar un delicioso arroz caldoso con marisco de segundo plato, ¡espectacular! Si puedes pagar un poco más, su especialidad es la caldereta de langosta, muy popular en esta localidad y casi obligatorio si vienes a Menorca.

Binibeca Vell

Este pequeño pueblo atrae miles de turistas por lo bonito que es. Si de normal los pueblos menorquines son una belleza con sus casitas blancas, este es el “top 1” de todos. Está cerca del aeropuerto y en poco más de una hora lo has recorrido. Merece mucho la pena acercarse hasta aquí. La mejor forma de verlo es perderte entre sus estrechas calles pintadas de un blanco impoluto. Es un poco laberintico, pero como es chiquitín, no te perderás. Hasta en eso tiene su encanto.

Qué hacer en Menorca

Quiero comentarte actividades que hacer en Menorca, pero sin extenderme mucho para no hacer este artículo kilométrico. Prefiero explicarlo mejor en otros post detallados, para que puedas organizar estas actividades. Sin embargo, como el objetivo de hoy, es que tengas una guía de Menorca para poder organizar una visita de 4 días a la isla, os dejo un pequeño resumen anotado.

Ver atardeceres

Esto es sin duda lo más romántico que hacer en la isla. Si vas en pareja, es un momento especial que podrás disfrutar cada día y desde diferentes puntos de la isla. Hay mil sitios donde ver la puesta de sol.

El más famoso y donde al menos hay que ir una vez en la vida es en la Cova d’en Xoroi. Un bar de ambiente isleño pero muy chic, construido dentro de una cueva en la roca. El momento álgido es la hora del “sunset”, en donde cientos de personas se dan cita para disfrutar de la bonita puesta de sol, con un coctel en la mano y música de fondo.

Otro lugar que me gustó especialmente fue el atardecer desde el faro de la Cavallería. Desde aquí verás esconderse el sol tras el mar con una vista espectacular, nada que estorbe la visión. La postal perfecta. Aunque había gente, no era mucha y se estaba muy tranquilo. Cuando vuelva a Menorca, tengo claro que volveré aquí a ver el atardecer.

Salida en catamarán

Otra forma de ver Menorca es desde el mar. Una salida de medio día en catamarán es algo que tienes que probar al menos una vez. Este tipo de embarcación es muy divertida y a la vez relajante. Puedes tener un contacto mucho más cercano con el mar al ir más bajo que con otros barcos. La sensación de cómo el viento empuja las velas es maravillosa, y te da esa sensación de libertad que sólo te sabe dar el mar.

Snorkel

Cuando vayas a Menorca, acuérdate de meter tus gafas y tubo de snorkel en la maleta. En cualquier cala con rocas podrás perseguir peces de colores y quizá otros animales marinos.

Donde dormir

Como comentaba al principio de este artículo, reservé un apartamento muy mono a través de Centraldereservas.com. Escogí el Apartamentos Club Cales de Ponent, ubicado a escasos kilómetros de Ciutadella, en Santandria. Los apartamentos estaban súper limpios, con decoración moderna y espaciosos. Disponía hasta de una pequeña terraza donde relajarse. Se componía de sala principal con salón, cocina y comedor, dormitorio doble y baño. El complejo disponía de restaurante, bar, piscina, zona de juegos para niños, parking gratuito y música después de la cena. Tanto el check-in como el check-out fue rápido y el personal nos trató de maravilla. Y como guinda del pastel, tenía una preciosa cala justo delante ¡No se puede pedir más!

Y hasta aquí viajeros llega esta breve guía de Menorca en la que podrás ver y hacer todo en 4 o 3 días y medio, como fue mi caso. Me dejo mil sitios por poner, pero al final el tiempo es el que es. No se puede ver y hacer todo en tan pocos días. Aún así, me llevo un precioso recuerdo de Menorca, isla que me ha robado el corazón y tengo claro que volveré. Hay muchos lugares que me quedaron pendientes y quiero conocer. Pero eso ya tendrá que ser en otro viaje. Mientras tanto, no te vayas muy lejos porque esto no queda aquí, tengo mucho más que explicarte sobre Menorca.

 

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.