Castillo de Neuschwanstein en Baviera

Si viajas a Munich varios días, hay una excursión que puedes hacer en un día y que además estoy segura que te encantará. Es el Castillo de Neuschwanstein, el mismo en el que Walt Disney se inspiró para crear el castillo de la Bella Durmiente. Seguro que lo has visto en fotos y en alguna pensaste que algo tan bello no podía existir. Pues no sólo es real, si no que es uno de esos lugares que tienen que estar presente en toda lista de sitios que ver en Europa. Para organizar tanto la visita por libre como en grupo, aquí te doy toda la información.

El Castillo 

Fue Luis II de Baviera, llamado también el Rey Loco, quien mandó la construcción del castillo de Neuschwanstein en 1869. En esta época, las fortalezas ya no eran necesarias, por eso quiso crear un castillo de ensueño, rodeado de un paisaje increíble. El edificio se encuentra justo en la cima de un desfiladero rocoso creando una imagen de postal asombrosa.

Aunque parezca que tenga un estilo medieval, es sólo algo estético. Este castillo incluyó muchas modernidades como como calefacción central, luz eléctrica y agua corriente fría y caliente. Disponía también de desagües e incluso línea de teléfono. Si hablamos de números, también hay datos impresionantes, como que tiene más de 200 cuartos. La sala más importante es la Sala del Trono con 13m de altura y la Sala de los Cantores.

Como explicaba al principio, Walt Disney tomo como referencia y modelo el Castillo de Neuschwanstein para dibujar el de la Bella Durmiente, imagen de Disneyland.

Las mejores vistas para hacer fotos, las encontrarás desde el puente Marienbrücke, a 15 minutos a pie por el sendero que sale desde el castillo. Hay que tener en cuenta que en invierno, debido a la nieve y el hielo, este camino queda cerrado por seguridad.

Organizar la visita por libre

Cómo llegar a Neuschwanstein
Coche

La opción más sencilla y cómoda es alquilar un coche por un día, si vas en grupo es una opción bastante económica. Puedes alquilar un coche por 40€ al día, con el gasto de gasolina de unos 30€ en total ida y vuelta son 70€. Si sois un grupo de 4, son 17,50€ por persona, un precio muy asequible.

El trayecto en coche dura 1h45, parte por autopista (gratuita) y parte por carretera, en total unos 120km. Para no perderos os recomiendo tener a mano una App de mapas que funcione sin conexión, como Maps.me.

Bus

Se puede ir en transporte público. Hay buses que salen de Munich y llegan a Schwangau Neuschwanstein. El trayecto dura 2h10 y es posible ir y venir en el día. El bus sale de Munich a las 9h15 y llega a las 11h25. Para volver, sale a las 16h45, llegando a las 21h de vuelta a Munich. Los precios varían según la antelación con la que compres los tickets y la fecha. Puedes consultar y reservar tu plaza en esta web.

Comprar las entradas y acceso al Castillo de Neuschwanstein

Las entradas se venden únicamente en el Ticketcenter, situado en el pueblo de Hohenschwangau. Es importante que lo sepáis para que compres las entradas ANTES de dirigirte al castillo. La visita al interior del castillo es únicamente guiada y dura unos 30 min, por lo que las entradas tienen una hora asignada.

También se pueden reservar online con un coste extra y como máximo 2 días antes de la visita.

Precio entrada general: 13 € – Entrada reducida: 12 €
Para niños y jóvenes hasta los 17 años inclusive la entrada es gratuita.

Horarios Venta de las entradas (Ticketcenter)

De abril a 15 octubre: 7.30h a 17h
De 16 octubre a marzo: 8.30h a h

Horarios Castillo de Neuschwanstein

De abril a 15 octubre: 9h a 18h
De 16 octubre a marzo: 10h a 16h
Abierto diariamente excepto el 1 de enero y el 24, 25 y 31 de diciembre.

Si llegas en coche de alquiler, has de aparcarlo en uno de los parkings que hay habilitados en el pueblo de Hohenschwangau. Hay varios a disposición, tres al principio y un cuarto al final de la calle principal. El precio es de 6€ al día. Para acceder al Castillo de Neuschwanstein se puede hacer andando desde el pueblo. La subida está indicada y se llega en unos 30-40 minutos. También hay posibilidad de hacerla en coche de caballos.

Tour en grupo de un día al Castillo de Neuschwanstein

Si no te apetece conducir casi 4 horas en un día y tampoco ves claro lo de ir por libre en autobús, siempre puedes unirte a un grupo organizado. A tener en cuenta que no incluyen la entrada al castillo, puesto que como decía, sólo las venden en la taquilla del mismo. Los tours organizados incluyen el traslado y también un guía experto que te detallará toda la historia de Luis II, más conocido como el Rey Loco.

Puedes reservar tu plaza para hacer esta excursión de un día al castillo de Neuschwanstein. Y si lo quieres combinar con el castillo de Linderhof, hay también una excursión para visitar ambos castillos.

Alrededores del Castillo de Neuschwanstein

Hohenschwangu

A los pies del castillo, está esta pequeña localidad que proporciona todos los servicios necesarios para acoger a todos los visitantes. Hay restaurantes, las típicas tiendas de souvenirs, hoteles, etc. Pero no es esto lo que quiero recomendar. Lo que quiero que disfrutes es el maravilloso entorno que tiene. Siguiendo el camino principal, llegaréis al precioso lago Alpsee. En primavera y verano seguro que es el lugar perfecto para improvisar un picnic, pero en invierno es asombrosamente bonito. Tuve la suerte de disfrutar de este paisaje completamente nevado y me quedé maravillada.

Otro castillo nos vigila desde una colina, se trata del Castillo de Hohenschwangau. Construido en 1837 por Maximiliano II, tras quedarse maravillado de estas tierras. Unos años después nació su hijo, Luis II, futuro rey que mandó construir Neuschwanstein a los 18 años. Contemplaba las obras de su nuevo castillo desde su habitación. Es posible visitarlo por dentro, siempre en grupo y con guía (inglés y alemán) o audioguía (para otros idiomas como español). La visita dura unos 35 minutos, pasando por unas 14 salas, y podéis consultar horarios y precios en su web.

Füssen

A pocos kilómetros de Hohenschwangau y de la frontera con Austria, se sitúa el pueblo de Füssen. Si ubicación a los pies de los Alpes, lo convierte en un buen lugar donde pasar unos días y disfrutar de las actividades que ofrece el entorno.

El centro histórico es perfecto para callejear sin rumbo y perderte entre sus bonitas casas color pastel. Cuando fui todavía estaba la decoración Navideña y había estado nevando, parecía que estuviera en el set de rodaje de una película de cuento. Pasé sólo un par de horas, pero fueron suficientes para ver el potencial del lugar. Las tiendas, cafeterías y el ambiente en sí, hacen que Füssen resulte acogedor. Si tienes tiempo de sobra en tu visita al Castillo de Neuschwanstein, no dudes en parar de camino en este lugar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *