Castillo de Olite, una visita imprescindible en Navarra

Olite es uno de los pueblos más bonitos de Navarra. Gran parte de culpa la tiene el majestuoso Palacio Real de Olite, popularmente conocido como Castillo de Olite. Este no es el único punto interesante en la localidad pero sí el más importante. Merece mucho la pena pasar medio día aquí, combinándolo con otro lugar de interés turístico cercano, como puede ser el desierto de las Bárdenas Reales. Para que puedas organizar tu visita al Castillo de Olite, te cuento a continuación todo lo que debes saber, así como otros lugares que visitar en el pueblo.

Antes de nada, tengo que aclararte que el nombre correcto no es Castillo de Olite como muchos dicen, si no Palacio Real de Olite. La diferencia entre castillo y palacio es que el primero tiene fines militares, principalmente defensivos. En cambio, el segundo es meramente una residencia. En este caso no era un castillo con fines defensivos si no, una de las residencias de los Reyes de Navarra. Por eso la denominación correcta sería Palacio Real. Aún así como el nombre más popular es Castillo de Olite, lo seguirás encontrando en este artículo.

Conjunto monumental del Castillo de Olite

El conjunto monumental se compone de tres partes: el Palacio Viejo, la antigua capilla de San Jorge y el Palacio Nuevo. La visita se centra en el Palacio Nuevo, pero igualmente, no te puedes perder el exterior de los otros dos edificios.

Palacio Viejo

El primer palacio que se construyó tenía carácter militar. Fue la residencia de Carlos II el Malo, amante de los conflictos bélicos, invertía la mayoría del dinero en la guerra. Hoy en día este edificio histórico es Parador Nacional, por lo que puedes alojarte allí y dormir a cuerpo de rey.

Capilla de San Jorge

Aunque sólo quedan las ruinas, esta fue la capilla privada de los reyes, construida a finales del s.XIV. Poco más queda aparte de las paredes exteriores. La mala calidad de albañilería, no ha permitido que dure en el tiempo.

Palacio Nuevo

Fue Carlos III el Noble, hijo de Carlos II el Malo, quién inició la construcción del Palacio Nuevo en el s. XV. A diferencia de su padre, no invertía dinero en la guerra, si no en lujos y caprichos. Nunca fue diseñado como un proyecto de conjunto arquitectónico. Por eso tiene un aspecto tan irregular, se fue ampliando con los años de forma continuada. Llaman especialmente la atención sus diferentes torres, más adelante te cuento el motivo de que sean distintas entre sí. El caso, es que el Palacio Nuevo llegó a ser uno de los castillos más bonitos de Europa en su época, y eso es algo que incluso hoy en día no se puede discutir.

Curiosidades del Palacio Nuevo de Olite

Sin extenderme demasiado, quiero ponerte un poco en contexto para que sepas qué encontrarás en tu visita. Como decía, Carlos III era un rey que no escatimaba en gastos si estos iban a satisfacer sus caprichos, y los de su mujer Doña Leonor de Trastámara. Así fue cómo logró poseer uno de los palacios más lujosos de Europa.

¿Porqué fue uno de los palacios más lujosos?

Los caprichos de Doña Leonor fueron algunos como un increíble jardín vertical, el cual para sostener, tuvieron que construir una cámara abovedada debajo para que no se hundiese el suelo. Es la Sala de los Arcos, la cual podrás visitar en el tour del Castillo de Olite. La pena de esta historia es que Doña Leonor murió antes de poder ver terminado su deseado jardín vertical.

Otro de los lujos del palacio era que disponían de agua corriente. ¿Te imaginas lo que suponía tener agua corriente en el siglo XV? En la Torre del Aljibe se almacenaba agua traída del río Cidacos. El agua llegaba a los diferentes lugares del palacio a través de tuberías de plomo que se construyeron en interior de las paredes y suelo. Como quizá imagines, el bombeado de agua, era manual.

Más lujos y caprichos que el Rey Carlos III incorporó a su magnífico palacio fueron animales exóticos como jirafas, leones, aves, camellos, monos y otras tantas especies. Escogía las pinturas más caras para decorar las paredes del palacio. Acristaló la Galería del Rey para poder pasear sin pasar frío. También se empeñó en poseer naranjos, pero cuando estos murieron en el primer invierno, cerró el patio para crear un invernadero. Estos son sólo unos detalles para que te hagas a la idea lo mucho que derrochaba en caprichos y lujos.

¿Porqué las torres son diferentes?

Como ya habrás descubierto, no había nada que impidiera a Carlos III tener aquello que se le antojaba. Una de las cosas que le gustaba “traerse” de sus viajes eran los diseños de las torres de los castillos que veía en diferentes países como Francia o Alemania. Por eso, el Castillo de Olite tiene un total de 6 torres de diferente estilo. A título personal, me parecieron los elementos más bonitos del palacio y su sello de distinción.

La destrucción del Palacio Real

Tras la invasión de Navarra en 1512, por La Corona de Castilla y Aragón, el Palacio Real entró en un estado de abandono. En 1813 durante la Guerra de la Independencia Española, un gran incendio provocado por el Capitán general Espoz y Mina acabó reduciendo a cenizas gran parte del Palacio. Lo hizo con el pretexto de evitar que las tropas de Napoleón tomaran el castillo y lo utilizaran como fortaleza.

El estado actual del Palacio de Olite se debe a una reconstrucción que se llevó a cabo de principios del siglo XX. Aunque el resultado es asombroso como podrás ver hoy en día, se ha perdido gran parte de la impresionante decoración que tenían sus muros, así como los jardines que lo rodeaban.

La visita del Castillo de Olite

Ahora que ya conoces un poco la historia y curiosidades del castillo, toca visitarlo como merece. Hay varios tipos de visita entre las que destaco la visita por libre y la guiada. La primera es a tu aire, pudiendo pasear en la planta baja, la primera planta y las 6 torres. La segunda es un tour guiado de unos 45min que se hace a través de la planta baja y la primera planta. También se da la explicación de las torres, a las que tras la visita se puede subir por libre, al igual que volver a recorrer el palacio más tranquilamente.

Personalmente recomiendo la visita guiada, la explicación es amena y la visita no se hace nada pesada. Es la mejor forma de conocer la historia y las curiosidades del castillo. Estoy segura que la vas a disfrutar.

Precios
  • Adultos: visita guiada 4,9 € – visita por libre 3,50€
  • Niños 6 a 13 años: visita guiada 3,5 € – visita por libre 2€
  • Niños 0 a 5 años (0 €)
  • Mayores de 65 años: visita guiada 3,5 € – visita por libre 2€
  • Carné joven europeo: visita guiada 3,5 € – visita por libre 2€
  • Personas con discapacidad (min. 33%): visita guiada 1,4 € – visita por libre 0€ – el palacio es accesible de forma parcial con sillas de ruedas.
Horario
  • Verano: de 10h a 20h
  • Invierno: de 9:30h a 17:30h

Puedes consultar el horario de todo el año y los horarios de las visitas guiadas en su web oficial.

Qué ver en el pueblo de Olite

La localidad de Olite tiene otros pequeños tesoros que compartir con el viajero, aparte del imponente castillo. Una vez estés allí recorre la Plaza de Carlos III, donde se encuentra el Palacio Real a un extremo y el Ayuntamiento de Olite en el lado opuesto. Está llena de restaurantes y bares donde poder tomar algo y disfrutar del ambiente. Es donde más animado lo encontrarás, cobre todo durante el fin de semana. Pasea por las callejuelas del casco antiguo de Olite y atraviesa sus antiguas puertas, todo un viaje en el tiempo.

En la Plaza de los Teobaldos puedes visitar por fuera el Palacio Viejo, hoy en día Parador Nacional. También allí se encuentra la iglesia de Santa Maria la Real del s. XII. Tiene un precioso pórtico de estilo gótico y un pequeño claustro abierto en su entrada.

Otro punto clave es la Iglesia de San Pedro, un templo de mezclas de estilos románico, gótico y barroco. Es muy curioso por la torre gótica acaba en forma de flecha. También hay dos monasterios, el de Santa Engracia y el de San Francisco. Hoy en día este último está en desuso y en venta tras la partida de los últimos monjes franciscanos.

Espero que te haya gustado este recorrido por el Castillo de Olite y la pequeña localidad. Es uno de los lugares que no puedes perderte en Navarra, especialmente por su conjunto monumental. ¿Conocías ya este Palacio Real y la villa de Olite? Si tienes cualquier duda, puedes dejarla en los comentarios y te ayudaré encantada.

¡Gracias por leerme!

Estos artículos de Navarra también te interesarán:

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Artículo añadido al carrito.
0 artículos - 0,00