10 lugares que visitar en Munich

La ciudad de Munich, en Baviera, es uno de los destinos más visitados del país y de Europa. Atractiva en cualquier época del año, incluso en invierno, llenándose de magia por Navidad. Es conocida también por ser el lugar de origen de la Oktoberfest. Pero no todo son festivales, entre sus calles y edificios, Munich emana historia. Si planeas pasar unos días en la región, recomiendo dedicarle al menos dos días completos. Para poder organizar por libre esta escapada, he preparado un listado con los 10 lugares que visitar en Munich.

Marienplatz y el Nuevo Ayuntamiento

Esta plaza en el centro de la ciudad, ha sido el corazón de Munich desde prácticamente sus inicios. Lugar de encuentro en eventos importantes, celebraciones o incluso ejecuciones siglos atrás. En Marienplatz están algunos de los edificios más emblemáticos de Munich.

El más importante y fotografiado es el Nuevo Ayuntamiento. De estilo neogótico, fue terminado en 1908, y consta de una fachada de más de 100m de ancho y una torre de 85m a la que es posible subir. Se decidió construir debido a la gran expansión que sufrió la ciudad, quedando pequeñas las oficinas del gobierno del Viejo Ayuntamiento. En la fachada hay un antiguo carillón que ofrece un espectáculo con figuras a tamaño real. Este evento sucede a diario a las 11h, 12h y 17h, pero varía según la época.

En el centro de Marienplatz está la columna de Santa Maria, levantada en 1638 para celebrar el fin de la invasión sueca. En lo alto se encuentra la virgen rodeada de cuatro ángeles, representando las victorias a la guerra, la peste, la herejía y el hambre.

El Antiguo Ayuntamiento, todavía se mantiene a pesar de sus más de 500 años de antigüedad. Su interior es de aspecto medieval, con una torre que tenía misión defensiva. Hoy en día alberga el museo del juguete.

Catedral de Munich

La catedral es uno de los sitios que visitar en Munich. He leído que se trata de uno de los edificios góticos más grandes de Alemania, y aunque no puedo afirmarlo 100%, sí que me pareció enorme. El exterior es sencillo, no se utilizan materiales lujosos ni tiene un diseño espacial, está hecha en ladrillo rojo sin más. Pero lo que se debe destacar, son las dos torres coronadas cada una por sendas cúpulas en verde. Al igual que por fuera, el interior es algo austero. Esto se debe a que quedó muy destruida tras los bombardeos de la II Guerra Mundial.

Odeonsplatz

La Plaza del Odeón (si se hace la traducción) fue diseñada como entrada triunfal de Munich. Está rodeada de edificios señoriales, pero consta de algunas construcciones a destacar. El más importante es el Feldherrnhalle, una logia que mucho me recuerda a la Loggia dei Lanzi en Florencia, construida en 1841 en honor al ejército bávaro. Durante el Tercer Reich, Odeonsplatz se convirtió en el lugar donde rendir los homenajes y hacer los desfiles militares. Puedes aprender mucho más sobre si te animas a hacer el Tour del Tercer Reich. En esta plaza también se encuentra la iglesia de los Teatinos, con su llamativa fachada en amarillo, y el Hofgarten, un jardín de estilo italiano desde el que se puede acceder al Jardín Inglés.

 

Residenz

Uno de los lugares que visitar en Munich es la Residencia, utilizada por los reyes bávaros entre 1385 y 1918. La fachada que da a Max-Joseph Platz es una réplica del Palacio Pitti de Florencia, mandado construir por Luis I, supongo que por su amor a esta ciudad. Su exterior no hace justicia a lo que esconde su interior. Cuenta con enormes y lujosos patios divididos en 130 habitaciones que hoy en día forman el museo. Tras varios siglos de uso, se puede apreciar los diferentes estilos en la arquitectura interior. Cuenta con un grandioso teatro de estilo rococó, el Teatro Cuvilliés. Éste, junto con el Tesoro y el Antiquarium, forman parte de los lugares más importantes de la Residencia.

Iglesia de San Miguel

Situada en pleno corazón de Munich, la iglesia de San Miguel es uno de los sitios imprescindibles que visitar en Munich. Es uno de los templos jesuitas más grandes del mundo. Cuando paseaba por allí, fue su fachada lo que más me llamó la atención, con varias esculturas en forma de iconos religiosos. Representan el triunfo del catolicismo frente al protestantismo. Pero la más importante es la central entre las dos puertas, representa a San Miguel luchando contra el dragón. Su interior es rico en detalles, se pueden apreciar en el imponente altar y el la gran bóveda a 20m de altura.

Alter Hof

Aunque poco se conserva del original, esta construcción sirvió de fortaleza cuando se construyó en el s. XIII. Se trata de la antigua corte, que fue la residencia imperial del rey Luis IV el Bávaro. Durante la II Guerra Mundial quedó prácticamente destruido. Su reconstrucción se centró entonces en la torre Torre del Mono y el Kaiserburg.  A día de hoy hay una parte abierta al turismo, el resto de edificios de la plaza se han destinado a oficinas y viviendas. Aunque no se haga la visita interior, si hay que incluir este sitio en la ruta de lugares que visitar en Munich. La plaza, aún estando en pleno centro de la ciudad, es un lugar muy tranquilo. Además se puede deducir e imaginar el plano que en su día debía de tener el castillo-fortaleza.

Cervecería Hofbräuhaus

Nunca pensé que incluiría una cervecería en una lista como esta. Pero claro, no estamos hablando de cualquier cervecería donde tomar una caña. Este lugar ha pasado a formar parte de la historia de Munich con mas de 400 años a sus espaldas. Comenzó en 1589 como fábrica de cerveza, hasta que esta se trasladó en 1828 y se abrió la cervecería al público. Se convirtió en un punto de encuentro de la vida política, contando con clientes asiduos de la talla de Lenin. Hofbrauhaus fue testigo de la proclamación de la República soviética de Munich. También del mitin del Partido Obrero Alemán el 24 de febrero de 1920, donde pasaría a llamarse Partido Nacionalista Obrero Alemán (NSDAP). En esa reunión con más de 2.000 personas se proclamó el Programa de los 25 puntos escritos por Hitler y Anton Drexler.

Hoy en día es el lugar donde pasan miles de personas entre sus grandes salones, ya sea a comer o beber cerveza. Especialmente se vuelve todavía más popular durante la Oktoberfest.

Viktualienmarkt

Un mercado de alimentos al aire libre, siempre es una buena idea. Me encanta entrar e indagar entre las paradas, descubriendo y probando productos locales. La mayor oferta se centra en productos frescos como frutas y verduras de procedencia ecológica. Pero también encontrarás gran variedad de quesos y otros alimentos gourmet. Originalmente este mercado estaba en Marienplatz, pero se trajo en su actual ubicación a principio del siglo XIX para tener más espacio.

Horario:

De lunes a viernes: de 10:00 a 18:00 horas.
Sábados: de 10:00 a 15:00 horas.

Karlsplatz y puertas de la muralla

Antiguamente, pasaba por aquí la muralla de ciudad, y también se encontraba una de las puertas de acceso a Munich. Tras destruir la muralla, se construyó la plaza Karlsplatz y se conservó la puerta Karlstor para ser reformada. Este lugar es un punto estratégico del centro de Munich, y casi sin darte cuenta, seguro que pasas por aquí. En invierno y Navidad, hay una pista de patinaje sobre hielo, y montan una acogedora estructura a modo de bar con terrazas, donde tomar el clásico vino caliente, especiado y aromatizado.

BMW Welt y museo

Para acabar con esta lista de los 10 lugares que visitar en Munich, tenía que incluir algo más moderno, lleno de tecnología e ingeniería alemana. Y es que está claro que entre otras cosas, los alemanes saben bien cómo fabricar coches. Para conocer más sobre una de las marcas más admiradas, hay que ir hasta Olypiapark para visitar el BMW Welt.

Museo BMW

Vamos por partes. Se trata de dos sitios que aunque están uno frente a otro, son independientes. Por un lado está el Museo BMW, que cuesta 10€ por adulto. La visita muestra la evolución de la marca durante su historia. Se realiza a través de exposiciones y exhibiciones de vehículos sacados al mercado durante toda la vida de BMW. Se aprende los avances tecnológicos, la implicación por disminuir el impacto en el medio ambiente y la tendencia de cara al futuro. Sólo recomiendo esta visita si realmente eres un gran aficionado de BMW o de la ingeniería automovilística. En mi caso, me esperaba otra cosa y no me entusiasmo en exceso.

BMW Welt

La otra parte consta de un enorme concesionario de exposición situado justo frente al museo. La entrada es gratuita, y se puede recorrer en relativamente poco tiempo. Todo dependerá de cuanto te pares a admirar cada coche o moto. En la planta de abajo están los coches y la tienda con todo el merchandising de la marca. Y en la planta superior hay una bonita exposición de motos. A mí me gustó mucho más que el museo. Obviamente porque BMW me encanta y los modelos eran de alta gama y lujosos, de esos que no puedo pagar ni en siete vidas. Primero me vine arriba entre esas joyas, luego ya me di de morros con la realidad, cuando recordé que en mi casa me esperaba mi Peugeot 206 del 2001 lleno de bollos. En resumidas cuentas, sí que lo recomiendo como actividad para hacer en Munich.

Otra forma de recorrer los principales puntos de interés del centro de la ciudad es uniéndose a un tour gratuito a pie en Munich como este. Visitarás con una explicación de la mano de un guía experto, la historia y curiosidades de muchos de los lugares que he mencionado en este artículo y que visitar en Munich.

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.