Tour contrastes en Nueva York

El tour contrastes en Nueva York es una de las excursiones más demandadas y más recomendadas. Quizá os pase como me sucedió a mi, que era un poco reacia a hacerla porque no soy muy amiga de unirme a tours turísticos (excepto los ya tan conocidos free walking tours, que soy super fan). Así que cuando viajamos a Nueva York no teníamos planeado hacerlo, pero finalmente decidimos reservar y probar. Todo era porque antes de viajar a Nueva York, escuché todo tipo de opinión, unos que era algo imprescindible que hacer y otros que estaba sobrevalorada. Nos decidimos a hacerla en el último momento porque el primer día en pisar Nueva York, nos encontramos a otras viajeras que la acababan de hacer e insistieron en que no debíamos perdérnoslo. Así que para todos aquellos indecisos sobre si hacer o no el tour contrastes de Nueva York, hoy os voy a contar mi experiencia, los pros y los contras.

QUE ES EL TOUR CONTRASTES

Antes de nada, mejor empezar por aclarar qué es esto del tour contrastes. Es un tour en donde acompañado de un guía, te llevan en vehículo por los diferentes barrios de Nueva York, de forma que vas a ver cómo vive la gente local fuera de Manhattan. Como bien indica su nombre, cada barrio se contrasta una barbaridad del anterior, pasando de un barrio marginal a uno de lujo con sólo cruzar un puente. El tour tiene una duración de 5 o 6 horas, dependiendo del tráfico en la ciudad.

QUE SE VISITA EN EL TOUR CONTRASTES

La visita empieza en el centro de Manhattan, donde se queda en un lugar al punto de la mañana (suelen comenzar a las 8h). De ahí ya se va subiendo en vehículo por la 5Ave donde nos rodearemos de escaparates de lujo, viviendas millonarias y todos los ricos de Nueva York. A partir de la 96th st, veréis el primer contraste, pasamos de un ambiente de ricos y lujos a un lugar modesto en donde se aprecia ya cierta decadencia. Estamos en El Barrio, el área hispana de Harlem. Seguimos hacia en norte hasta adentrarnos por completo en el corazón de Harlem. Aquí haremos la primera parada, en donde veremos lo diferente que es de la zona más turística de Manhattan. Se visita la calle de las Brownstones, que son las viviendas declaradas Patrimonio arquitectónico que explicaba en este artículo sobre Harlem.

Después iremos a la siguiente parada, el Bronx. Este barrio se ha vuelto el más famoso por lo que hemos visto en las películas: pandilleros, drogas, crimen y violencia. No diré que no existan estos problemas, pero tampoco esperes ver un tiroteo o una persecución desde el bus. Se nota que es un barrio marginal, con pobreza y donde la mayoría de los que residen ahí lo hacen porque es el único lugar donde pueden permitir pagarse el alquiler. Lo primero que veremos del Bronx será el conocido estadio de los Yankees, el equipo de beisbol más amado de la ciudad, donde se hace una parada para poder tomar unas fotos.  Después se hace otra parada en la comisaría que sale en le película “Fuerte Apache”, donde podéis incluso charlar con algún policía o haceros alguna fotos. Muy curiosa la pegatina de los coches de policía, en donde dice que se recompensará con 10.000$ a la persona que avise y colabore en dar caza a quien dispare a un policía. De ahí nos iremos a una de las estaciones de metro, que a diferencia de Manhattan, aquí son elevadas y no subterráneas. Se recomienda evitarlas de noche y más si se va sólo.

Después haremos un recorrido por el barrio donde ver los graffitis más significativos, y de los que nos explicarán la historia que hay detrás. La mayoría son en honor a alguien que fue asesinado, por conflicto entre pandillas, ajustes de cuentas, o bien la mala suerte de encontrarse en un fuego cruzado. La parte del tour del Bronx es quizá una de las que más impacta por la cantidad de historias que cuenta el guía. Escuchar todas esas historias ponen los pelos de punta. Aunque si os digo mi opinión, no sé si creérmelas al 100%. Creo que alguna es probable que sea más leyenda urbana que otra cosa. Al fin y al cabo en el Bronx no hay nada especial para ver, así que las historias de violencia de los pandilleros que se cuentan es la parte que engancha a los turistas.

La siguiente parada será en el barrio de Malba, en Queens. Un barrio de lujo lleno de mansiones y calles residenciales a sólo un puente del Bronx, esto si que es un contraste. Aquí tampoco hay mucho en especial que ver, de hecho nuestro tour ni siquiera paró el bus para bajar. Simplemente es ver las enormes y hermosas casas, con sus jardines perfectos y sus vallas blancas tan típicas de películas americanas. A mi me recordó un poco a escenario de Mujeres Desesperadas. Si habéis visto esta serie, esperaros ver un barrio como Wisteria Lane.

Después se sigue por Queens hasta otro escenario de película: Men in Black. Haremos una parada en la enorme bola del mundo llamada Unisphere, cerca del recinto del US Open de Tenis que también veréis. Pero lo mejor de Queens, al menos para mi gusto viene después, la avenida Roosvelt en Jackson Heights. Una mezcla de vivos colores, culturas e infinidad de nacionalidades. Aquí residen la gran mayoría de hispanos, de hecho prácticamente todos los letreros de comercios son en español. Si se tiene tiempo se puede volver en metro otro día y dedicarle un día a explorar esta zona tan dinámica de Queens. Dicen que se hablan más de 100 lenguas, aquí encontrarás barrios de todas las nacionalidades. Realmente parece que estés en otro país con sólo girar una esquina, el barrio hindú, el griego, el italiano, polaco… Podría pasarme el día enumerando comunidades de diferentes países y etnias que se han formado en Queens. El bus donde hice el tour no paró aquí, lo que fue una verdadera lástima. Me hubiera encantado haber tenido tiempo para profundizar más.

Nos queda el último contraste, y para muchos el más sorprendente, el barrio Williamsbourg en Brooklyn. Aquí está la comunidad de judíos ultraortodoxos jasídicos más grande que vive fuera de Israel. En el tour piden por favor no hacerles fotos o grabar en vídeo de forma descarada, ya que es una falta de respeto. De hecho, ellos mismo se tapan cuando pasan por al lado de un turista con cámara. Si se hacen fotos mejor que sea discretamente. Esta comunidad tiene un gran listado de mandamientos que cumplir, más de 600 y a cual más estricto. Todos los hombres van igual vestidos, de negro, con barba y sombrero. Llevan una camisa con unos cordeles colgando, uno por cada mandamiento que al caminar se balancean y rozan el cuerpo, para así recordarles que deben cumplir cada uno de ellos. Las mujeres también van todas vestidas iguales, con falda larga y todas de oscuro. Cuando se casan se rapan completamente la cabeza, ya que el cabello es considerado sensual, algo que sólo el marido debe ver. Por eso todas ellas, por sorprendente que parezca, llevan peluca. Por supuesto son madres muy jóvenes, los métodos anticonceptivos están prohibidísimos y para hacer el amor, tienen que ir completamente vestidos para no tocar piel con piel. Sólo habrá una pequeña abertura en el camisón, para poder practicar el coito. Hay infinidad de cosas más que os explicarán en el tour pero no quiero desvelarlo todo. La verdad es que son totalmente diferentes a nuestra cultura, no digo ni peor ni mejor. Cada uno es libre de hacer lo que quiera y creer lo que le venga en gana. Pero cuanto menos es curioso de ver.

El tour finaliza en Manhattan pero para quien lo desee dan la opción de bajarse antes del puente de Brooklyn para así cruzarlo caminando. Algo que si no habéis hecho antes de hacer este tour, aprovechéis para hacerlo ya que es una de las experiencias que no se debe de pasar por alto en Nueva York.

PROS DEL TOUR CONTRASTES

Nueva York se compone de 5 distritos o boroughts: Manhattan, Bronx, Queens, Brooklyn y Staten Island. La mayoría de los turistas no van a Nueva York, van sólo a Manhattan. Así que que con este tour si que pueden decir que han visto Nueva York entera. Sólo a falta de Staten Island, que se arregla rápido cogiendo el ferry gratuito. Pero principalmente es porque si no fuera con el tour contrastes, no irías por tu cuenta a los 3 distritos de Bronx, Queens y Brooklyn.

Lo primero porque en un día es completamente imposible hacer todo eso en transporte público, necesitas un vehículo privado. Lo segundo porque tampoco te vas a meter en el Bronx con una réflex colgando del cuello y haciéndote selfies con el iPhone. No es un barrio seguro para el turista y tampoco sabrías por donde ir, ni ubicar los graffitis. Lo mismo sucede en Queens, muchísimo más grande que Manhattan. Aunque si es un lugar seguro, no sabrías donde dirigirte de forma directa para ver las cosas interesantes. En cambio con el tour, puedes ubicarte y volver a ese punto otro día si te has quedado con ganas de más.

CONTRAS DEL TOUR CONTRASTES

La pega que le encontré es que éramos un grupo demasiado grande, un autobús de unas 30 personas o así. Con lo cual, cuando para en los barrios, la gente local sale un poco espantada o bien te mira mal porque se sienten (y con razón) como payasos de circo. Para ellos es intimidante que cada día llegue un bus lleno de turistas para ver en las penurias que viven. Esto se arreglaría si el tour fuera un grupo reducido de 6 u 8 personas máximo. Se puede hacer en un monovolumen que no llama tanto la atención.

De hecho esta opción existe, pero no fue la que escogimos, por ignorancia más que otra cosa. Así que para que no os pase a vosotros, en el siguiente párrafo os cuento las opciones.

DONDE CONTRATAR EL TOUR CONTRASTES Y CUANTO CUESTA

El tour que nosotros hicimos fue con el proveedor InterviajesNY a través de la web Atrápalo. Lo bueno que tiene es el precio, unos 40€ por persona, que está muy bien si vas con un presupuesto más limitado. Lo malo, es que como bien te decía, es un grupo muy grande. Para contratarlo sólo tenéis que hacer la reserva y pagarla aquí.

Otro tour que si me han confirmado que se realiza en grupo reducido es el de Tour contrastes de Nueva York que realiza Daniel. El precio son 70$ por persona pero me han asegurado que merece la pena Podéis encontrar la información de este tour, así como hacer la reserva con esta compañía aquí.

Ambos tours son con guía de habla hispana.

Ahora ya sólo dependera de ti escoger una opción si prefieres un grupo reducido pagando algo más o bien hacerlo más económico acompañado de un grupo grande. Sea cual sea tu elección, en mi opinión el tour de contrastes es algo que no puedes dejar de hacer si vas a Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *