Top of the Rock, las mejores vistas de Nueva York

Muchas cosas de Nueva York impresionan, pero a mi nada me erizó más la piel que tener a la ciudad de Nueva York a mis pies desde la azotea del Rockefeller. Es una sensación indescriptible, quien haya estado me comprenderá. Es como si no pudieras asimilar lo brutalmente enorme que es la ciudad y los miles de edificios que se levantan en ella. Si es la primera vez que vais a Nueva York y sólo os vais a gastar el dinero en una de las azoteas, el Top of the Rock debe de ser la elección.No quiero desprestigiar a los demás, el Empire State es un clásico, pero las fotos no saldrán tan bien por el cristal y el refuerzo de protección en forma de red que tiene. Además, desde el Empire State no ves el edificio más bonito de la ciudad, el Empire State 😉 Como segunda opción está el nuevo observatorio del One World Trade Center, inaugurado en 2016 que también tiene que tener unas vistas espectaculares.  Pero como decía, si sólo vais a subir a uno porque tampoco queréis tirar la casa por la ventana, qué Nueva York es una ciudad cara y hay muchas cosas que hacer, escoged el Top of the Rock.

COMPRAR ENTRADAS PARA EL TOP OF THE ROCK

Lo más fácil y cómodo es comprarlas a través de la web en donde puedes escoger diferentes opciones. La entrada simple cuesta 34$ por persona y da derecho a un acceso el día y la hora que escojas en tu reserva. También puedes comprar la entrada “Sun & Stars” que es para subir dos veces el mismo día y así ver las vistas de día, o de noche. Esta última cuesta 49$ por persona. Una vez escojas el número de entradas, día y hora, sólo hay que rellenar los datos de pago y ya te podrás descargar e imprimir las entradas.

EL MEJOR MOMENTO PARA SUBIR

Si lo que quieres es ver las vistas de día y de noche, tienes la entrada de doble acceso para el mismo día, pero como es bastante cara, te voy a contar un truco de los míos. No hay límite de estancia una vez pasas en control y subes arriba, es decir que puedes estar 10 minutos o 3 horas si te apetece. Y esto es genial para ver Manhattan de tres formas: de día, atardeciendo y de noche.

Comprueba a que hora es la puesta de sol el día que vayas a ir y haz la reserva de acceso al menos 45 min antes. Así subirás de día, disfrutarás la preciosa puesta de sol y verás como poco a poco, se van encendiendo todas las luces de los edificios, hasta sumirse en la noche. Una experiencia alucinante.

Como bien imaginarás, es la hora punta. Así que hazte con tus entradas con semanas de antelación y estate bien puntual para subir una vez llegue el momento.

El Top of the Rock tiene 3 plantas de observatorio 360º, con lo que tendrás panorámica tanto del Midtown y sus rascacielos, como de Central Park (cosa que no se ve desde el Empire). Las dos primeras plantas son con cristal y la tercera es completamente descubierta. Es la más solicitada y también la más pequeña, así la gente se amontona rápido y no se mueve de la primera fila ni para dejar hacer fotos a los demás, así que no te despistes o tendrás 7 cabezas delante tuyo.

 

Y como una imagen vale más que mil palabras, aquí os dejo los momentos inmortalizados, de día, atardeciendo y de noche. ¡Impresionante! El Top of the Rock, fue uno de los lugares que más me enamoraron de Nueva York.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *