Guía completa para viajar a Colonia – Alemania

Quizá no es una de las ciudades que te vienen a la cabeza cuando piensas en Alemania, pero sin dudarlo, Colonia merece una visita. Hay suficiente con pasar un par de noches y dos días completos para visitarla, no es muy grande y si te organizas bien, puedes ver los principales puntos de interés y disfrutar del ambiente local. Es un lugar perfecto para hacer una escapada de fin de semana, así que anotarlo en vuestra lista de viajes y guardaros esta guía completa para viajar a Colonia en vuestros favoritos.

CÓMO LLEGAR A COLONIA

Puedes viajar hasta Colonia en tren desde muchas ciudades europeas, como Londres, Bruselas, Paris, Berlin… aunque la mejor opción si viajas desde España es en avión. Colonia cuenta con su propio aeropuerto (compartido con Bonn) en la que hay una amplia red de vuelos europeos con aerolíneas de bajo coste. Para llegar al centro de Colonia, hay disponible varios trenes desde el aeropuerto que por pocos euros te lleva hasta el corazón de la ciudad en menos de 20 minutos. Podéis coger el tren S-13, S-19 y también algún RE (Regional Express) que lleva la misma ruta. El precio varía un poco según el tren que escojáis, pero estas opciones son las más económicas.

CÓMO MOVERSE EN COLONIA

Hay disponible una red de tranvía y de bus que cubre toda el área metropolitana, el centro está muy bien comunicado así que aunque no te alojes en él, es muy accesible en transporte público. Yo siempre recomiendo caminar cuanto sea posible, ya que es la mejor manera de descubrir la ciudad, y a veces te encuentras rincones que hubieras pasado por alto si sólo te desplazas en bus o tranvía. Además no hay nada más sano y económico que caminar 😉

Precio del billete sencillo (área metropolitana centro) 1,90€

Precio billete 4 viajes (área metropolitana centro) 7,50€

QUÉ VER EN COLONIA

Catedral de Colonia

El mayor reclamo turístico de esta ciudad es sin duda la majestuosa Catedral de Colonia. De estilo barroco y con una altura de 157m, es la tercera más alta del mundo. Como ya habréis visto en fotos es de color negro, y aunque originariamente tenía un tono arena,  se ha ido ennegreciendo a causa de la polución emitida durante decenas de años por el carbón de la estación de ferrocarril que hay a escasos 30 metros de la catedral. Igualmente, es realmente espectacular tanto por fuera como por dentro. En su interior alberga numerosas y coloridas vidrieras, que permite la entrada de luz gracias a su gran altura. Es posible subir a contemplar las vistas desde una de las torres, el acceso es por escaleras y cuesta 4€.

Museo del Chocolate

Una visita casi obligada es el Museo del Chocolate (Lindt). Podrás ver el proceso de fabricación del chocolate desde el grano de cacao, hasta la chocolatina que nos comemos. La entrada cuesta 9€ para los adultos, pero si es tu cumpleaños ¡es gratis!

Primero encontrarás unas salas de museo donde interactivamente te explican cómo y dónde se cultiva el cacao así como su historia. Luego ya pasamos a la parte más interesante, que es la producción. A través de una línea de proceso y un gran trabajo de ingeniería maquinaria, puedes observar cada paso de la elaboración de este producto. Descubrirás desde cómo extraen el cacao del grano, la mezcla con el azúcar y demás componentes como manteca de cacao entre otros, la fundición del chocolate, llenado de los moldes, etc.

Y para que no te vayas con las ganas de probarlo, hay una gran fuente de chocolate, en la que reparten barquillos bañados en este exquisito chocolate Lindt. Sin duda, lo mejor de este museo.

Ribera del Rin

Colonia está dividida en dos por el río Rin, el más importante de Alemania. En la margen izquierda se encuentra la parte más antigua de la ciudad y en su ribera, hay un gran paseo lleno de zonas verdes y casas antiguas que no te puedes perder. También allí está la iglesia de San Martín, todo un símbolo de la ciudad y uno de los lugares de culto más importantes.

Es toda una zona llena de restaurantes y cervecerías con terrazas, muy animadas y un lugar agradable donde a los locales les gusta pasear y relajarse los días de sol.

Casco antiguo

Lamentablemente poco queda del casco antiguo original de la ciudad, y es que Colonia fue prácticamente destruida al 80% durante la II Guerra Mundial. Por suerte la Catedral sobrevivió intacta, aunque mas que suerte fue estrategia, gracias a su altura se divisaba desde lejos en el cielo y era un buen punto de referencia para los aviones de combate, por eso no les interesaba destruirla.

Como comentaba, poco queda del casco antiguo original, pero parte de él fue reconstruido y ahora es una de las zonas más reclamadas para el ocio de tarde, donde hay innumerables locales para comer y beber. También allí está el antiguo ayuntamiento, un bonito edificio histórico que ahora sólo se utiliza para ceremonias y eventos. En la plaza principal, Alter Markt, se monta uno de los mercadillos de Navidad más famosos de Colonia.

Stolpersteine

En Colonia, al igual que en muchas otras ciudades alemanas, puedes tropezarte con unas pequeñas placas doradas dispuestas en la calle. Es una iniciativa del artista Gunter Demnig que conmemora a víctimas del holocausto, deportadas de sus casas a campos de concentración o directamente asesinados. Estas placas llevan grabados el nombre, la fecha de nacimiento y lo que les ocurrió, y suelen estar colocadas en la entrada donde antiguamente estaba su casa. Una vez descubres esta historia, ya no pasan desapercibidas.

Agua de Colonia 4711

La marca de perfume más antigua registrada nació en Colonia, de ahí el nombre que se le da al perfume. Aunque la familia que la regentaba defendía ser la inventora de este tipo de perfume, otros dicen que fue el italiano Juan María Farina quien inventó la colonia 100 años antes. En realidad los dos perfumes no son exactamente iguales, pero la más famosa y vendida es el Agua de Colonia 4711.

También se puede visitar el museo de la fragancia (de la familia Farina) en lacalle Obenmarspforten 21.

Puente Hohenzollern

La postal idílica de Colonia no estaría completa si no saliera este puente dedicado sólo a peatones y ferrocarril. Fue destruido en 1945 en la II Guerra Mundial pero lo volvieron a reconstruir en 1948. A lo largo del paseo de peatones hay miles de candados, que como en otros tantos puentes, simbolizan el amor de las parejas que los cierran y tiran la llave al río.

Köln Triangle

Si queréis conseguir las mejores vistas de la ciudad, por 3€ podéis subir a la azotea de uno de los edificios más altos. Allí hay una terraza panorámica con las paredes de cristal donde disfrutar de 360º de vistas. Sinceramente, merece la pena subir (ah! y en ascensor!).

COMER Y BEBER EN COLONIA

La bebida por excelencia es la “kölsch”, una clase de cerveza suave que a diferencia del resto de Alemania se sirve en vaso pequeño de tubo y no en jarra grande. El motivo es sencillamente para beberla fría, es preferible pedir dos tubos (¡uno tras otro por supuesto!) y beberlos fríos que no una jarra grande que se calienta en un momento.

Mi postre favorito de Alemania es el “apfelstrudel”, una especie de hojaldre caliente relleno de manzana. Así que ya sea en Colonia o cualquier otra ciudad, tenéis que probar este delicioso postre.

Para tomar una copa con vistas a la ciudad hay que ir al SonnenscheinEtage, una azotea en lo alto de un edificio de parking en la que se encuentra escondida esta terraza chill-out.

En L’Osteria, situada en la calle Hahnenstraße 37, sirven las pizzas más grandes (y ricas) de la ciudad. Si no te acabas la pizza te ponen el resto para llevar sin problema. De precio está bastante bien, suele estar lleno así que si se reserva te aseguras una mesa.

Si eres de los que quieren un desayuno completo o bien un brunch, el Café Fleur es el sitio ideal (Lindenstraße 10). Tiene una decoración clásica de estilo francés que no pasa desapercibida.

Hay infinidad de restaurantes en los alrededores de la iglesia de San Martín, aunque también más dedicados al turista. Si lo que buscas es ir a los sitios a los que van los locales, es buena opción acercarse al barrio belga por los alrededores de Brüsseler Platz.

No dudéis en aportar vuestro granito de arena y dejad en los comentarios cualquier dato de interés que queráis añadir a esta guía de Colonia, seguro es que muy útil para otros viajeros.

One Reply to “Guía completa para viajar a Colonia – Alemania”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *