Escapada de tres días a la Costa Brava

Ahora que ya estamos en plena ola de calor veraniego y periodo vacacional, toca dedicar algún artículo a destinos playeros. Reconozco que no es habitual en mi ir de vacaciones a la playa. Al tenerla a menos de 30 minutos de casa me he vuelto más selectiva y tienen que tener algo de especial. Y aunque las playas de la Costa Dorada (donde vivo) me encantan, mi zona costera favorita de Cataluña es la Costa Brava. No es sólo por las calas de aguas cristalinas, si no también los preciosos pueblos que hay. Tanto en la zona de costa como en el interior, hay rincones increíbles que te quitan el habla. Aquí ya mencionaba cuatro pueblos con encanto como Cadaqués o Besalú. Hoy vuelvo con recomendaciones para una escapada en la región del Bajo Ampurdán (Baix Empordá). Es una ruta perfecta para 3 días, una breve escapada que te dejará muy buen sabor de boca.

Calella de Palafrugell

Descubrí hace tiempo este acogedor pueblo costero gracias a Instagram. Me encantó la perspectiva de las casas pesqueras de color blanco frente a la pequeña cala. Sólo con mirar la foto ya me transmitía ese olor a verano, una mezcla de sal y brisa marina. Tenía muy claro que iría algún día a este lugar en la Costa Brava, no era muy complicado estando a sólo dos horas en coche. Y una vez estuve allí, debo admitir que superó mis expectativas. Aunque al ser el puente de San Juan había bastante gente, no tuve la sensación de agobio que suelo sufrir. Es un lugar tranquilo, la gente va a relajarse, sentarse en el paseo a saborear un helado o perderse por sus callejuelas empedradas. Mi lugar favorito fue sin duda el mirador que hay en la calle Francesc Estrabau, un saliente al mar desde el paseo. Las vistas y colores del cielo al atardecer son magnificos.

Si queréis cenar por allí, os recomiendo Calau, un lugar de pinchos creativos. Tiene buen ambiente, el local es grande y personal es agradable. Es de precio moderado, pero os prometo que está muy rico y se come bien. Tiene el sistema de pinchos y tapas que según el palillo o platillo tiene un precio u otro.

Peratallada

Gracias a mi amigo David que me recomendó este encantador pueblo. Es una localidad pequeñita que en apenas una hora o dos se ha visitado. Pero es un lugar de cuento, realmente embriagador. Todas sus calles están empedradas y las casas son en esa piedra tan característica del Mediterráneo. Me recordó mucho a Valdemossa, en Mallorca, sólo que en Peratallada apenas estábamos solos. Los vecinos cuidan mucho su pueblo, decoran las calles con plantas y macetas. Sin duda, ese es el toque que hace de este, un lugar tan especial en la Costa Brava.

Si vais en coche, tenéis que tener en cuenta que no es posible aparcar dentro del casco antiguo, hay dos parkings de pago habilitados para vehículos a las afueras. No hay mucha más opción para aparcar, pero merece la pena ir hasta allí.

Cala de S’Alguer

No podía faltar la visita a alguna de las calas de la Costa Brava. Otra que descubrí por Instagram y que tras investigar por internet anoté en mi plan de ruta. Se puede llagar en coche hasta muy cerca a través de una pista sin asfaltar que coges desde La Fosca. También se puede llagar andando por un agradable paseo por el camino de bordea el mar.

Esta pequeña cala de piedras está rodeada de casitas pesqueras blancas con puertas y ventanas en alegres colores. Es muy tranquila, sólo están los vecinos que seguramente estén disfrutando de un aperitivo o una comida en el procede su casa. Para bañarse es recomendable ir con calzado de agua para no resbalar con las piedras, aunque también es posible descalzo si vas muy despacio y con precaución.

Cala Sa Tuna

Otra carita muy pequeña aunque bastante conocida en la Costa Brava. Pertenece a la localidad de Begur aunque hay unos 10 minutos en coche desde esta. Se baja una montaña por una serpenteante carretera siguiendo las indicaciones a Cala Sa Tuna, y se llega hasta este magnifico rincón. Otra vez encontramos esas casitas mediterráneas con tanto encanto que consiguen que cualquier rincón sea digno de mención. Es un lugar muy popular y a diferencia de la anterior, aquí si hay restaurantes y algún comercio.

Tossa de Mar

Aprovechando el camino de vuelta a casa dirección Barcelona, paramos en Tossa de Mar. Es uno de los pueblos que aparece siempre en todas las listas de lugares que ver en Cataluña. Y no le faltan razón, este animado pueblo, es el destino vacacional por excelencia en esta zona. Tiene una bonita playa en forma de bahía y un castillo se alza en uno de sus lados.

La visita al castillo es uno de los principales lugares de Tossa de Mar. El acceso es gratuito y dentro de sus murallas parece que esconda una pequeña aldea de callejuelas en piedra y edificios antiguos. Se puede rodear la muralla al completo por un paso elevado. Es lo que más aconsejo ya que las vistas de la bahía son excepcionales.

Aparte del castillo, no puedes dejar de recorrer su casco antiguo. Un conjunto de concurridas calles estrechas entre casas blancas, restaurantes, cafeterias y tiendas.

Donde alojarse: Mas Valenti 1511

Pasamos dos noches en el hotel rural Mas Valentí 1511, situado muy cerca de Palafrugell. Está a 3 min en coche de la playa Castells, aunque en el alojamiento proporcionan bicicletas. Una opción mucho más recomendable para no pagar los 5€ que cuesta el parking de la playa. El hotel es una antigua masía restaurada y renovada con pocas habitaciones. Cada una es diferente pero todas elegantes y rústicas. Tienen una zona común con cocina y comedor, pero en verano donde mejor se toma el desayuno es el jardín.

El personal, amable y atento te hace sentir como en casa. Ponen a disposición del huésped todas las facilidades para una estancia cómoda, relajada y agradable. El desayuno tipo buffet es variado y destacaría la bollería, me pareció excepcional. Hace tiempo que no comía unos cruasanes con un sabor tan auténtico y crujientes por fuera. Ponen también embutidos de la zona de primera calidad, panes, fruta fresca, cereales y yogures. Todos los productos son de una categoría excepcional. La mejor forma de comenzar el día.

Sin lugar a dudas y por todos los puntos positivos que le encontré a este alojamiento, repetiría con los ojos cerrados.

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

GuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *