Donde dormir y comer en Amsterdam

Bienvenido a la sección donde más dinero te vas a gastar en tu viaje a Amsterdam, dormir y comer. Lo malo es que son dos cosas muy necesarias de las que no puedes prescindir. Pero lo bueno es que existe la posibilidad de no arruinarte y escoger opciones más económicas y de calidad. Seré honesta, en el alojamiento es difícil conseguir algo con “3 B”, Bueno, Bonito y Barato. Pero tranquilo/a, que algo vamos a conseguir y te daré un consejo más adelante para ello. En cuanto a la comida, he de confesar que me gustó. Las raciones fueron generosas y sabrosas. Vaya que disfruté comiendo, para esconder lo evidente. Y para que también lo hagáis vosotros, aquí van mis recomendaciones.

Comer en Amsterdam

Generalmente soy de buen comer, para mi la comida es uno de los mayores placeres de la vida. Cuando viajo, aprovecho en probar nuevos sabores y cocinas del mundo. No mentiré, hay veces que he salido espantada, aunque han sido pocas. Y en esta ocasión, Amsterdam me ha dejado un buen sabor de boca. No tienen infinidad de platos tradicionales, pero los pocos que hay, están muy ricos y sabrosos. Más abajo os dejaré los 3 restaurantes donde comimos que nos gustaron mucho, y que os sugiero probar. Pero antes quiero hacer mención a mi adicción gastronómica número uno.

El manjar de Holanda, el queso.

Como bien sabréis, los Países Bajos son la cuna de algunos de los quesos más conocidos. El Gouda o el Edam son algunos de ellos. Provienen de las localidades que les dan nombre a estos quesos, y aunque ambos tienen sabores diferentes, tienen una textura suave muy similar. En Amsterdam hay infinidad de tiendas especializadas sólo en queso. Invitan a entrar sólo con mirar el escaparate, y sería un error de hacerlo. Dentro podrás degustar (¡gratis!) una larga lista de variedades, y por supuesto, comprar alguno para llevarte en la maleta. Mis preferidos son los que están más curados, de textura más dura  y un sabor más fuerte. Hay también quesos espaciados con hierbas aromáticas, una combinación muy agradable al paladar. Hay quesos para todos los gustos, no podrás escaparte sin probarlos.

Restaurantes donde comer en Amsterdam

Vamos directamente a lo interesante, lugares donde comer bien y sobre todo sin arruinarte. El precio medio de una comida o cena rondan los 20€ por persona, incluyendo plato principal, bebida y café. Si, comer en Amsterdam es caro.

Cannibal Royale

Hay 4 en la ciudad, yo fui al que esta en Lange Niezel 15. Tiene un ambiente agradable, el personal fue muy atento y amable. Está especializado en hamburguesas, de varios tamaños y también vegetarianas. También hay carnes, alguna ensalada y platos de acompañamiento. La comida está deliciosa, recomiendo la burguer vegetariana con boniato de guarnición.

Cafe Sonneveld

Está en el barrio de Jordaan en la calle Egelantiersgracht 72 74, muy cerca de la casa de Anna Frank, así que es una buena opción para comer ese día si la ruta es por la zona. Tiene comida tradicional holandesa y es el lugar ideal para probar el Stamppot, el estofado típico holandés. Hay diferentes variantes, puede ser con salchicha de cerdo o albóndiga de ternera. Me pedí este último y estaba buenísimo. De entrantes os sugiero las sopas y cremas que tienen. La más típica es la Erwtensoep, hecha a base de guisantes pero con un estilo que recuerda a las clásicas lentejas.

Foodware

Al sur del barrio de Jordaan en la calle Looiersgracht 12, está este lugar donde la gente local compra comida preparada para llevar. Aún así también se puede comer allí, tiene unas pocas mesas. Es el lugar ideal si buscas comida sana, no utilizan aditivos artificiales y tienen comida sin gluten o para veganos. Consiste en crear tu propio plato, escogiendo un elemento principal (carne, pescado o vegetal) y añadirle dos acompañamientos que componen hidratos (patata, arroz, cus-cus,  pasta, etc) y otro de verdura (brócoli, judías, berenjena, etc). Cada día van variando, son productos frescos y los van cocinando de formas diferentes.

Donde dormir en Amsterdam

Escoger un alojamiento sin arruinarte es muy complicado. Creo que es de las ciudades más caras que he visitado, superando Paris o incluso Nueva York. Difícil encontrar un hotel que esté bien (sin lujos pero disfrutando de una estancia agradable) y bien localizado por menos de 200€ la noche en habitación doble. Así que preparad la cartera.

Un buen consejo es viajar en invierno, los precios se reducen bastante y puedes encontrar hoteles que estén bien y céntricos desde 80€ la noche (desayuno incluido). No son muchos, pero buscando se encuentran. Si conoces gente que haya ido, pregúntales por el hotel donde se alojaron si estaba bien. Basada en mi experiencia, hay auténticos antros.

Recomendación donde dormir Hotel Amstelzicht***

El Hotel Amstelzicht*** fue mi primera opción, ya que alguien de confianza que había estado un mes antes que yo me lo recomendó. Pero lamentablemente no tenía disponibilidad en las fechas que iba. Le costó 82€ la noche (sólo alojamiento), un precio genial. Ella viajó a finales de enero, pero si lo miráis para primavera cuesta 200€ la noche. Increíble la diferencia ¿verdad? Por eso si lo que queréis es ver Amsterdam sin pagar un precio excesivo, tendréis que valorar viajar en invierno. Si queréis ahorrar un poco más podéis reservarlo a través de Booking.com y beneficiarios de 15€ de descuento si os registráis en la web a través de este link.

Este hotel está muy bien localizado, en el canal Amstel. Las habitaciones son espaciosas y confortables, además de limpio y cuidado. Está construido en la típica casa estrecha al borde del canal, así que podrás alojarte en un lugar típico de Amsterdam.

Hotel donde me alojé, Quentin England hotel **

A favor:

  • Ubicación, en el barrio de los museos a 5 min andando de la plaza Leidseplein y a 15 de la plaza Dam.
  • Precio: 92€ la noche en habitación doble con desayuno incluido (impuestos incluidos). Un “chollo” visto lo que cuestan los hoteles en Amsterdam.
  • Desayuno: tipo buffet donde había un poco de todo tostadas, embutidos, cereales, yogur, croissants, zumo, café/té, mermeladas, etc. Lo único que eché en falta fue algo de fruta. Pero para ser un hotel de 2 estrellas, fue un desayuno correcto.

En contra:

  • Habitaciones: diminutas y muy cutres. El baño era de 1 m2, podías ducharte, lavarte los dientes y hacer pis casi a la vez (sin exagerar). La ducha no tenía delimitación con lo que se encharcaba todo el baño y era poco higiénico. Las fotos que salen en su web, nada tienen que ver con lo que vimos.
  • No tiene ascensor: Nos tocó una habitación en la 3ª planta y otra en la 4ª planta. Las escaleras eran empinadas y para subir de la 3ª a la 4ª planta eran además excesivamente estrechas, no hubiera sido capaz de subir con una maleta grande. Si tienes movilidad reducida en un gran handicap.
  • Personal: Esto es un poco lotería. Algún chico era agradable y atento, pero a la hora del check-in y de pedir información nos atendió un chico que tenía más interés en mirar el Facebook en su móvil que de atender a los clientes. Se limitó a contestar por monosílabos sin prácticamente mirarme a la cara.

Y como anécdota extra, os contaré que a mi madre le dieron el cambiazo al cargador del móvil. Su cable, completamente nuevo y en perfecto estado, fue sustituido por un cable roto. Presentaba un corte tan profundo que dejaba a la vista todos los filamentos de cobre. Sucedió durante el día mientras limpiaban la habitación y hacían las camas. Evidentemente no podíamos demostrarlo así que nos volvimos con la rabia y un cable roto.

VALORACIÓN: 3/10 NO LO RECOMIENDO EN ABSOLUTO

Y por supuesto, no puedo terminar si pedir ahora consejos a vosotros. Seguro que algunos ya habéis estado en Amsterdam y podéis aportar recomendaciones sobre hoteles, hostels u otro tipo de alojamiento. También restaurantes que os hayan gustado para que otros viajeros disfruten comiendo. Podéis dejar todas las opiniones en los comentarios, será muy util para otras personas. ¡Gracias!

GuardarGuardarGuardarGuardar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *