5 ciudades que tienes que ver en Bélgica

Un viaje a Bélgica no puede estar completo si no visitas estas cinco ciudades. No necesitas dos semanas para recorrerlas puesto que muchas de ellas ya las puedes conocer con pasar un día allí. Mi recomendación es que escojas Bruselas como base para alojarte, además es donde más oferta vas a encontrar y más cerca está el aeropuerto (también hay un segundo aeropuerto al sur, Charleroi). Hay una amplia red ferroviaria con horarios frecuentes. Lo mejor es desplazarse en tren al punto de la mañana, visitar la ciudad y volver a la tarde a Bruselas. Ahora si, no te pierdas estas TOP 5 ciudades belgas.

BRUSELAS

La capital del país cuenta con más de un millón de habitantes y es la ciudad más grande del Bélgica donde además se encuentra la Sede Administrativa de la Unión Europea. El mayor reclamo es la majestuosa Grand Place, situada en el corazón de la ciudad. Es donde se encuentra el edificio del Ayuntamiento, toda una obra de arte en arquitectura. Aunque ya verás que es toda la plaza en sí y cada edificio que llama la atención. ¿Es muy exagerado si digo que es la plaza más bonita que he visto?

Sin desplazarnos mucho del centro nos topamos con el Manneken Pis, la estatua de menos de 50 cm del niño orinando, un símbolo de Bruselas. No te alarmes si no das con ella a la primera, es normal, siempre está rodeada de gente y al ser tan pequeña, estos la tapan.

No podemos irnos de Bruselas (y Bélgica en general) sin probar los bombones de chocolate belga, puro vicio. Ya verás que simplemente paseando, será imposible no entrar en las  bombonerías. Y para los amantes de la cerveza (no como yo que soy más de vino), podéis hacer un master en cata de  cervezas belgas.

Hay muchas más cosas que ver en Bruselas, pero no quiero alargarlo mucho ya que nos quedan 4 ciudades que ver, pero si que quiero destacar visitar el Palacio Real, el Palacio de Justicia (desde donde tendréis una bonita panorámica) y el Atomium, símbolo de la Expo 58.

GANTE

No tuve mucha suerte cuando visité Gante ya que se pasó todo el día lloviendo a cántaros. Pero igualmente ya se apreciaba lo bonita que es esta ciudad. El casco antiguo de Gante está bordeado por un canal, y dentro de este área encontrarás los lugares más interesantes que ver, como la plaza de Sint-Baasfplein, una de las más importantes en donde se sitúa el campanario municipal; la catedral de San Bravo y otro edificios históricos. No hay que dejar de ver (como mínimo por fuera) el castillo de Gravensteen, construido por los condes de Flandes en el s. XII y el cual conserva su sistema de defensa prácticamente intacto. La iglesia de estilo gótico de San Nicolás es uno de los edificios más antiguos de la ciudad. Y por último, un paseo por los márgenes del río Lys un entorno precioso con sus tradicionales edificaciones llenas de flores y pequeños embarcaderos.

BRUJAS

Esta es mi preferida, y por la que volvería a Bélgica mañana mismo. Brujas es una ciudad de cuento, y preguntes a quien preguntes, te dirá lo mismo. El centro de la ciudad está formado por una serie de canales, de ahí su encanto. Mejor comenzar la visita desde la Plaza Markt, llena de edificios con esa construcción tan típica belga, presidida por un alto campanario y Grote Markt a un lado. La basílica de la Santa Sangre te cambiará el concepto de iglesia que solemos tener preconcebido, yo no pude llegar a verla por dentro ya que la abren a según qué horas, pero me han asegurado que merece la pena entrar. La zona peatonal de Groenerei es sin duda el rincón más romántico de Brujas y el más conocido también. Un paseo ideal para disfrutar en pareja es a lo largo del Lago del Amor (Minnewater), el nombre le va que ni pintado. Dicen que si cruzas el puente te garantizan amor eterno. 

AMBERES

Amberes cuenta con el puerto fluvial más importante de Bélgica y es famosa por sus diamantes, yo no me compré ninguno pero al que le gusten, allí hay a patadas. Si llegas en tren aprovecha para ver la preciosa estación, merece la pena. Luego puedes ir dando un paseo por el Bulevar Meir lleno de tiendas hasta llegar a la Grote Markt donde está el Ayuntamiento y las casas gremiales. Muy cerca de aquí se encuentra la catedral de Amberes que ya distinguirás por su alto campanario. Si sigues hacia el río acabarás el paseo en el Castillo Steen custodiado por una estatua representativa de un gigante.

LOVAINA

Esta ciudad se puede ver en una mañana o en una tarde ya que su mayor punto de interés es el imponente edificio del ayuntamiento de estilo gótico y siglo XV. Tiene una arquitectura ornamentada poco común que te sorprenderá. Para mí una especie de amor-odio en el que no me queda claro si me gusta o me horripila de lo recargado que es. Pero igualmente de visita obligatoria. Al ser una ciudad universitaria, si viajas durante el curso escolar podrás ver el buen ambiente universitario que hay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *