20 ciudades europeas que te enamorarán

Un poco de inspiración viajera para viajeros que quieren enamorarse. Y no me refiero de personas si no a enamorarse de lugares, de ciudades europeas que te dejen sin habla. Esos lugares que nos quedan grabados en la memoria para siempre y de los que enseguida expresamos nuestra impresión cada vez que alguien nos dice que va a visitar ese lugar que nos robó el corazón. He elaborado una lista de 20 lugares que te enamorarán, 20 ciudades para engatusar al viajero cual sirena cantando a Ulises. La podría dividir en dos, del 1 al 11 son ciudades a las cuales yo misma he sucumbido. Del 12 al 20 son mis propias ciudades soñadas por visitar algún día.

1. Brujas

Un flechazo directo al corazón, Brujas te enamorará desde que comiences a recorrerla. Si vas a Bruselas, es sólo una hora de recorrido en tren. No necesitarás más de un día para explorarla, y podrás hacerlo caminando. Cada rincón te dejará con la boca abierta. Como salida de una postal o de un cuento de hadas, Brujas es una de las ciudades europeas que te hechizarán para siempre.

2. Viena

La capital de Austria es también una de las ciudades europeas más ricas en cultura. Pero es que además también es una de las capitales europeas más bonitas. Una ciudad de palacios y arquitectura clásica muy cuidada. No te puedes perder tanto de día como de noche su imponente Ayuntamiento. Una visita al palacio de Schönbrunn será la guinda del pastel para quedarte maravillado de Viena. Tenéis una guía completa para disfrutar de 3 días en Viena aquí.

3. Praga

Aún no he conocido a nadie que me haya dicho que Praga no le ha enamorado o que no le haya gustado. La ciudad de las mil torres es un clásico en estas listas, pero es que sin ella, estaría incompleta. No te puedes perder las vistas del Castillo de Praga, el puente de Carlos V y el río Moldava, una de las postales más icónicas de la ciudad.

4. Paris

Paris es sinónimo de amor, de luz y belleza. Para mi una de las ciudades que volvería una y otra vez, y eso que hace años que no la piso. Adoro caminar por la orilla del Sena. Ver la Torre Eiffel me pone la piel de gallina de emoción. Y contemplar la ciudad desde lo alto de las escaleras del Sagrado Corazón tiene algo de mágico. Si tuviera que vivir en otro país sería Francia y de ciudad escogería Paris.

5. San Sebastian

Tenía que poner alguna ciudad española en esta lista. Tenemos lugares maravillosos y hay que ser conscientes de que no hace falta irse muy lejos para maravillarnos. San Sebastian es mi ciudad favorita en cuestión de belleza. Como la ciudad abraza el mar en la bahía de la Concha es algo único de lo que muy pocos lugares puedes presumir. Subir al Monte Igueldo es imprescindible si es la primera vez que vas a San Sebastián. Y para hacer la visita perfecta, no pueden faltar las deliciosas tapas en el casco antiguo.

6. Edimburgo

Qué decir de Edimburgo que no haya explicado ya aquí o aquí. Es una ciudad llena de misterios y leyendas, con un velo gris que ensombrece la ciudad. Pero es eso precisamente lo que tanto gusta y enamora a sus visitantes, ese aire medieval. Las vistas más asombrosas de la ciudad las tenéis en Calton Hill, y si os apetece hacer un poco más de ejercicio, podéis admirar la ciudad desde el Arthur’s seat.

7. Roma

Muchas historia, monumentos y un caótico tráfico caracteriza Roma. La capital europea que más veces he visitado, y seguramente repetiré en el futuro. La historia de la ciudad es asombrosa, más de 2000 años frente a tus ojos con monumentos que aún se mantienen en pie. Si además le sumamos buena comida y buen café, yo no necesito más para ser feliz.

8. Liubliana

Una de las joyas más desconocidas de ciudades europeas. Pocos españoles conocen Liubliana o su país Eslovenia. Quiero pensar que es porque no hay conexión de vuelo directa, pero que no sea excusa para no ir a descubrirla. Tanto la ciudad como el país en sí es uno de los más bonitos que he recorrido, tan pequeño y tan diverso a la vez. Liubliana tiene un esa arquitectura en colores pastel de los países del centro de europa. Es una ciudad con mucha vida, juventud y muy buen ambiente en las calles.

Liubliana

9. Gante

Y con su hermana Brujas, Gante forma parte de esas ciudades belgas que son de visita obligada si pasas por el país. Me quedé con ganas de volver, el día que fuimos llovió sin parar, pero aún así ya pude apreciar el potencial que tiene esta ciudad. Gante tiene una arquitectura y un aspecto que te dejara con la boca abierta. No se necesita más de un día para recorrerla, así que puede ser una perfecta escapada desde Bruselas, a 50 km.

10. Burdeos

Una de las ciudades de Francia de las cuales fui sin ninguna expectativa. Simplemente no sabía nada de ella, y decidimos hacer un patrón de un día y una noche en nuestro regreso desde el Valle del Loira. Y ahora confieso que nos hubiéramos quedado mínimo otro día más para disfrutarla. La ciudad es preciosa, pero es que además había un buen rollo en general que me enamoró. Es una ciudad que te acoge rápidamente, tiene tiendas, boutiques, restaurantes y cafés originales y singulares. Burdeos desprende personalidad.

11. Oporto

Oporto es una de las ciudades europeas que no te esperas que te sorprendan. Aunque cada día está siendo más considerada, la poca fama que tiene no le hace justicia. La ciudad de las iglesias de azulejos y las casas destartaladas de colores tiene un encanto especial. No te puedes perder el atardecer desde las orillas del rio Duero. para saber que visitar en Oporto no te pierdas estos artículos y estos vídeos.

12. Cracovia

Primera de la segunda parte de la lista con las ciudades europeas que todavía no he visitado. Insisto en recalcar “todavía”, porque los que me conocéis sabéis que soy una ansias y no me puedo quedar con las ganas para siempre. Cracovia es una de las ciudades que absolutamente todo el mundo me describe como maravillosa, muy bonita, asombrosa y además barata. ¿Qué más se puede pedir?

13. Florencia

Son muchas las veces que he intentado ir a Florencia, pero no es barata especialmente. Siempre que he mirado de ir, se disparaba el precio del vuelo, mal empezamos. Pero no pierdo la esperanza, algún día iré. Y si me tengo que dejar un riñón, pues oye, si merece la pena habrá que hacerlo. Florencia emana arte por todos los lados, las fotos que veo de sus panorámica me hace tener aún más ganas de ir. Y además dicen que se comen los mejores helados de Italia. Definitivamente, tengo que ir a Florencia.

14. Budapest

A puntito estuve de ir a Budapest, pero al final lo cambié por Edimburgo. No me arrepiento, ya veis que más arriba está esta ciudad en la lista, pero si que quiero cumplir aquello que en mi mente comencé. El Parlamento iluminado ya me deja sin palabras con sólo verlo en fotos, así que estar de verdad frente a él desde la otra orilla del Danubio, tiene que ser espectacular.

15. Sevilla

Y volviendo a mi querida España, Sevilla está en mi ranking de ciudades que ver en una escapada en AVE. Si todavía no he ido es porque los precios de este tren son desorbitados. Si algún directivo de RENFE me lee, por favor señores, adapten sus precios a los sueldos medios de los españoles. Tengo ganas de recorrer la Plaza de España con sus azulejos y fotografiarme en el banco de Zaragoza. Una ciudad fascinante, hermosa y embriagadora, donde además se come bien, barato y su gente te recibe con los brazos abiertos.

16. Estocolmo

La capital sueca se caracteriza por estar construida sobre un conjunto de islas. Es elegante, tiene mucha oferta cultural y un centro histórico de carácter medieval. Aunque Suecia no es un país barato precisamente, creo que merece la pena ahorrar un poquito para descubrir una de las ciudades europeas más bonitas.

17. Salzburgo

No hay postal de Salzburgo en la que no te quedes maravillado. Muy cerca de la frontera de Alemania, el aeropuerto más cercano es el de Munich, a 150 km. Se puede visitar en un día, así que no sería una locura alquilar un coche para ir y volver en el día desde Munich, o hacerlo en tren ya que una vez allí la recorrerás caminando. El protagonista absoluto es el castillo-fortaleza que hay en lo alto. Ya hagas las fotos desde abajo con el castillo de fondo, o bien subir arriba, las vistas de Salzburgo son siempre espectaculares.

18. San Petersburgo

San Petersburgo pertenece a la parte europea del país y es una parada muy popular en un crucero de las capitales bálticas. Antigua Leningrado y antigua capital del imperio ruso, es una de las ciudades más bonitas del mundo. No hay que descartar hacer alguna de las actividades culturales que ofrece la ciudad, como el ballet. Hay varios palacios que visitar, así como catedrales, iglesias y una fortaleza. Puedes organizar perfectamente un viaje de 3 o 4 días sin aburrirte por San Petersburgo.

19. Cesky Krumlov

Una joya escondida en la región de Bohemia del sur es esta pequeña ciudad checa. Detenida en el tiempo, parecerá que se haya viajado a otro siglo mientras recorremos sus callejuelas medievales. Se puede ir y venir en el día desde Praga, aunque si se dispone de tiempo , creo que es mejor pasar una noche para disfrutarla con calma.

20. Rouen

En la Alta Normandia está la ciudad de Juana de Arco, Rouen. Una pequeña ciudad medieval de parada obligatoria si haces el tour de Normandia. Destacan sus numerosos campanarios y edificios religiosos como iglesias, catedral o abadía. Si eres un buen viajero y te dejas maravillar por la arquitectura de las ciudades, la de Rouen no te dejará indiferente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *